El apasionante mundo económico, administrativo y legal de los peloteros en Grandes Ligas (Parte 2) | Julio Sánchez Alvarado

COLUMNA CAFÉ CON BÉISBOL

MEDELLÍN, Colombia – Retomando las cosas donde las dejamos, los lanzadores Jim “Catfish” Hunter, Andy Messersmith y Dave McNelly fueron los primeros jugadores en haber logrado la libertad de sus equipos luego de un fallo arbitral favorable (Hunter por incumplimiento de contrato, mientras que Messersmith y McNelly por cancelación de sus respectivas Cláusulas de Reserva), y a través del mismo árbitro (Peter Seitz), todo gracias a la loable gestión del Director Ejecutivo del Sindicato de Peloteros de Grandes Ligas (MLBPA), Marvin Miller.

Sin embargo, fue la estocada de una gestión que tomó el relevo de quien sin dudas fue el principal protagonista de toda ésta historia, Curtis Charles Flood, mejor conocido como Curt Flood.

Considerado como el mejor guardabosques central de su tiempo, Flood logró una racha de por lo menos 150 juegos sin cometer un solo error, solamente superado por Danny Litwhiler, quien jugó en Las Mayores entre los años 1940 y 1951. En el año 1942 con los Phillies de Philadelphia, Litwhiler realizó 308 outs y 9 asistencias sin cometer un error en toda la temporada, logrando porcentaje perfecto de fildeo de 1.000. La racha sin errores de Litwhiler fue de 187 juegos, la cual culminó el 20 de Mayo de 1943, siendo éste además el único error que cometió en esa temporada, liderando así por segundo año consecutivo a todos los jardineros en porcentaje de fildeo con .996, año en el que dividió su acción de juego entre los Phillies de Philadelphia y los Cardenales de San Luis, equipo al que fue cambiado ese año.

Continuando con Flood, fue un estelar que ganó 7 Guantes de Oro de forma consecutiva (1963 – 1969). Fue seleccionado a 3 Juegos de Estrellas, fue líder en hits conectados con 211 en la temporada de 1964 y logró considerables cantidades de votos para el premio al Jugador Más Valioso en 6 temporadas consecutivas (1963 – 1968).

No obstante, lo más valioso que Curt Flood realizó para el Béisbol, lo hizo fuera del terreno de juego.

La relación entre Flood y los Cardenales comenzó a deteriorarse antes de la temporada de 1969. El estelar patruyero consideraba que merecía un gran aumento por su notable desempeño pero los Cardenales de San Luis no estaban dispuestos a aumentarle el sueldo y por esa razón decidieron venderlo a Los Phillies de Philadelpia, situación que generó la reacción de Flood, al punto de elevar su caso a instancias legales.

A pesar de que los Phillies ofrecieron a Flood un monto superior al que él le solicitó a los Cardenales, y éstos le habían negado, Flood sencillamente no quería jugar para los Cuáqueros, al punto que nunca se presentó ante su nueva divisa.

El 13 de diciembre de 1969 Flood se reunió con la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas en Puerto Rico para demandar la agencia libre, por negación a ser cambiado.

Flood era un activista del notable movimiento de los derechos civiles para los afroamericanos en Estados Unidos durante esa década, así que con más razón quería abolir la “Cláusula de Reserva”, ya que la consideraba una medida legal esclavizante.

Marvin Miller, cabeza de la MLBPA le advirtió a lo que se enfrentaba y le aseguró que perderían el caso, expresándole que debido a la parcialidad histórica de los tribunales hacia los propietarios y su monopolio, no tenía posibilidad alguna de ganar esa batalla, haciendo especial énfasis en que no era una actividad que podía dominar como lo hacía en el béisbol, y que aunque lograra ganar esa guerra, lo más probable es que de igual forma no volvería a pisar un terreno de juego de Grandes Ligas.

Curt Flood analizó la situación y preguntó, ¿Si ganamos el caso, eso beneficiará a todos los demás jugadores activos y a los del futuro?. Al recibir una respuesta tajantemente positiva de Miller, Flood expresó: ¡Entonces eso es lo suficientemente bueno para mí!. Así que inmediatamente después de su regreso de dicha reunión en Puerto Rico, Flood informó a la Major League Baseball que desafiaría la “Cláusula de Reserva”.

Su comunicado al entonces actual Comisionado de Grandes Ligas, Bowie Kuhn, fue preciso y contundente, “Después de 12 años jugando en la Gran Carpa de manera sólida y destacada, no siento ser una propiedad que se pueda comprar y vender sin tomar en cuenta mis deseos”.

Como era de esperarse, su carta fue rechazada por el comisionado pero además generó un gran impacto social porque gran parte de la información del caso, la MLB la hizo de dominio público con la intención limitar contundentemente cualquier futura intención similar por parte de los peloteros de Grandes Ligas. Curt Flood devengaba un salario de 90 mil dólares, por lo que los fanáticos no podían entender cómo un pelotero que ganaba esa cantidad de dinero podía sentirse infeliz y sentirse un esclavo.

Ante la estrategia asumida por parte de la MLB, Flood se defendió de la manera en la que la situación lo demandaba, así que en un programa televisado a nivel nacional expresó: ‘un esclavo bien pagado es de igual manera un esclavo, el cual es definido no por su ausencia o abundancia de dinero, sino por su carencia de libertad”. No obstante, su argumento lejos de beneficiarle lo perjudicó, ya que la impresión y concepto general que atiborró en base a su alegato fue como el de ingrato llorón que amenazó con destruir el pasatiempo nacional.

Además, el Comisionado de la MLB reaccionó señalando que la “Cláusula de Reserva” era la base del Béisbol Profesional, lo que le había otorgado estabilidad por décadas, así que su abolición desestabilizaría el juego al permitir que los equipos ricos ficharan a los mejores agentes libres, lo que podía destruir la competitividad y fomentar la corrupción entre los jugadores, con la finalidad de lograr grandes contratos para la temporada siguiente con esas mismas organizaciones.

El juicio de Curt Flood con el Comisionado de la MLB Bowie Kuhn se realizó entre el 19 de Mayo y el 12 de Agosto de 1970 en un tribunal federal de Nueva York pero duró solo tres semanas, con fallo a favor de MLB por parte de los jueces. Solo Jackie Robinson y Hank Greenberg asistieron a apoyarlo el día que testificó.

Inmediatamente después el equipo legal de Flood apeló ante la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos pero ese tribunal también falló en contra de Flood. La Corte Suprema aceptó el caso para revisión en Abril de 1971 y no fue sino hasta el 20 de Marzo de 1972 que los argumentos orales se escucharon. El 19 de Junio el tribunal falló en contra de Flood con 5 votos en contra y 3 a favor.

Aunque Curt Flood nunca logró la libertad de su equipo para poder negociar libremente con otra organización de Grandes Ligas, recibiendo la negación al respecto en tres ocasiones y ante tres instancias legales diferentes, es genuinamente identificado como el padre de la Agencia Libre por diversas razones.

El convenio Laboral entre la MLB y la MLBPA de 1968 había expirado después de la temporada de 1969, razón por la cual mientras se efectuaban las negociaciones sobre un nuevo acuerdo, sobre la MLB simultáneamente estaba la demanda de Flood, lo que influyó notablemente para que dueños de equipos y jugadores acordaran un nuevo Acuerdo Básico en 1970 que permitía a los jugadores llevar sus quejas a un arbitraje independiente, un salto más que significativo gracias a ésta venia.

El desafío de Flood a la “Cláusula de Reserva” sacó del letargo que por décadas sostuvieron los peloteros ante los propietarios de la MLB, quienes habían aceptado ciegamente los argumentos de los dueños sin percatarse de las desigualdades esenciales bajo las cuales se regía el lazo laboral entre ambas partes.

Desde su llegada a la MLBPA, Marvin Miller buscó arduamente lograr que los cambios en el sistema de reservas ocurrieran a través de la negociación y Flood abrió esa gran ventana. Gracias a él, las negociaciones de los siguientes acuerdos laborales entre MLB y MLBPA habían tomado gran interés entre ambas partes.

Con su emprendimiento, Flood dio las herramientas que Miller necesitaba para lograr el Arbitraje Salarial en el Convenio Laboral de 1970, aunque para el líder del Sindicato de Peloteros de Grandes Ligas apenas era parte del comienzo.

El atrevimiento e impulso de Curt Flood en 1969, así como al coraje y las determinaciones de Jim “Hunter” Fish en 1974, Andy Messersmith y Dave McNelly en 1975, quienes lograron liberarse de sus equipos bajo la sabia gestión de Miller, junto a las sabias decisiones de Seitz, lograron cambiar para siempre la relación entre propietarios y jugadores, gracias al valor de cada uno de ellos.

Miller encabezó el sindicato en tres huelgas, la primera duró 13 días en el año 1972, la segunda que se extendió durante la primavera de 1980 y apenas un año más tarde, en el año 1981 la tercera se extendió por 50 días. Miller también lideró dos paros laborales, en los años 1973 y 1976.

En el año 1973 la MLBPA logró negociar un nuevo acuerdo que incluía la Regla de Inundación Corta, mejor conocida con la Regla 10-5, la cual concede a los jugadores el derecho a vetar un cambio de equipo a aquellos peloteros con diez años de experiencia en las Grandes Ligas y simultáneamente cinco años con sus equipos actuales. Otros avances significativos de la MLBPA ante la MLB se lograrían en años posteriores.

Marvin Miller fue el jefe de la Asociación de Jugadores de Grandes Ligas desde el año de 1966, hasta el año 1982. Aunque Miller logró durante ese tiempo que el salario promedio de los peloteros se incrementara de 19 mil dólares anuales a 241 mil dólares anuales, apreciaba el Arbitraje como su mayor logro en sus años de servicio al frente del sindicato.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo