El apasionante mundo económico, administrativo y legal de los peloteros en Grandes Ligas (Parte 3) | Julio Sánchez Alvarado

COLUMNA CAFÉ CON BÉISBOL

MEDELLÍN, Colombia – Podemos aseverar que el gran arquitecto de toda ésta maravilla económica, administrativa y legal es el estadounidense Marvin Miller, notorio economista y líder de la industria acerera que en el año 1966 se convirtió en el Director Ejecutivo del Sindicato de Beisbolistas de las Grandes Ligas (MLBPA). En su laudable labor al frente de la MLBPA desde el año de 1966, hasta el año 1982, encabezó el sindicato en tres huelgas, la primera en el año 1972, la segunda en el año 1980 y apenas un año más tarde, en el año 1981 la tercera. Miller también lideró dos paros laborales, en los años 1973 y 1976.

Los logros laborales de los peloteros en todos los ámbitos cuentan en sus inicios historias de abnegados y sacrificados, como fue el caso de Curt Flood y su plausible labor a favor de los peloteros de Grandes Ligas, junto a los esfuerzos no menos importantes de Jim “Catfish” Hunter, Andy Messersmith y Dave McNelly. Estos acontecimientos puntuales en base a decisiones inéditas cambiaron por completo el orden esencial bajo los cuales se cimentaba la Major League Baseball.

A partir de la abolición de la Cláusula de Reserva y la aparición de la Agencia Libre en el año 1976, los cambios en Grandes Ligas son muchos, trascendentes y de extraordinario valor, que han moldeado la industria en la que se ha convertido la MLB, tal y como la conocemos hoy en día.

Hasta el año 1975 la Lista de Lesionados era prácticamente inexistente porque los contratos de todo pelotero eran únicamente por 1 año, gracias a la “Cláusula de Reserva”, razón por la cual, la lesión de todo pelotero solo podía significar dos cosas, un contrato más bajo para el siguiente año o quedar desempleado.

Antes del año 1976 los peloteros en su gran mayoría negociaban directamente sus acuerdos laborales anuales con sus respectivos equipos sin la necesidad de un agente, a pesar de que la parquedad era obvia ya que el acuerdo de cada nuevo año lo imponía la organización y todo pelotero se veía en la necesidad de asumir el nuevo contrato impuesto por su equipo porque era una imposición automática a través de la Cláusula de Reserva pero a partir de 1976 comenzaron a proliferar los agentes por cada pelotero, cambiando dramáticamente la relación entre los peloteros y los equipos desde entonces.

Mientras existió la “Cláusula de Reserva” hasta el año 1975, todos los peloteros contaban únicamente con contratos de 1 año, el cual se renovaba automáticamente gracias a ésta cláusula y con ajustes salariales, entiéndase aumentos y disminución anual de acuerdo al desempeño de cada pelotero en su último año de juego, pero con la aparición de la Agencia Libre, nace también la figura de los contratos multianuales garantizados.

Los contratos multianuales comenzaron a ser garantizados y por la calidad de los jugadores más destacados, llegó la posibilidad de que cada organización lograra conformar en un corto período de tiempo el mejor equipo posible de acuerdo a sus capacidades económicas, mejorando considerablemente la calidad de algunas novenas. Esta situación, sumado al crecimiento de la Major League Baseball como industria altamente lucrativa, derivó en los contratos multianuales y multimillonarios, los cuales han ido incrementando el valor de los peloteros debido a la férrea competencia entre los equipos para hacerse de los mejores peloteros en base a dinero, de acuerdo a la capacidad de la industria de cada época.

El Béisbol fue considerado por décadas la disciplina deportiva que como carrera laboral más se parecía a la carrera militar, debido a la exigencia y dedicación en cuanto a tiempo se refiere y por los rangos que a lo largo de ambas carreras se logran alcanzar y superar, pero sin lugar a dudas, uno de los aspectos que más los igualaba eran las jerarquías por rango que se respetaban, que en cuanto a los militares sería redundar pero en cuanto al Béisbol, la figura de los Coachs y muy especialmente de cada Manager era un asunto prácticamente con el mismo grado de mando y más estricto estilo militar, logrando un dominio total por sobre los jugadores de cada novena.

En la actualidad, con los contratos multianuales y multimillonarios de los jugadores, los Coachs y Managers perdieron la total autoridad del pasado porque sus ingresos son inferiores de una abrumadora mayoría de los peloteros que conforman los equipos, por lo que ahora sus funciones están más dedicadas a ser terciarios, tutores y guías que se encargan principalmente de mantener una armonía en el equipo y lograr que cada pelotero alcance los mejores desempeños posibles.

A pesar que desde el año 1947 las organizaciones de Grandes Ligas podían legalmente establecer Academias de Desarrollo de peloteros en los países caribeños, gracias al acuerdo entre las Ligas Invernales del Caribe y la Asociación Nacional de Ligas de Béisbol Profesional (National Association of Professional Baseball Leagues (NAPBL)), no fue sino hasta después del Acuerdo Laboral de 1976, con la aparición de la Agencia Libre, que comenzó la búsqueda masiva de los jugadores caribeños, por lo que las novenas de la MLB comenzaron a establecer Academias de Desarrollo de peloteros en El Caribe, para luego extender instalaciones de éstos centros de desarrollo deportivo en todos los continentes.

Todos éstos cambios impactaron el béisbol de manera global, trastocando significativamente a las Ligas Invernales del Caribe, ya que luego de la aparición formal de la Agencia Libre y con ella los peloteros agentes libres tras el Acuerdo Laboral de 1976, los equipos entraron en pánico debido a la incertidumbre creada en ellos por la desaparición de la “Cláusula de Reserva”, lo que les generó la necesidad y posibilidad de conseguir contratar buenos peloteros pero más baratos, expandiendo así el mercado de peloteros de Grandes Ligas a México y El Caribe.

Esta situación también generó un efecto pero en sentido contrario, ya que los peloteros estadounidenses establecidos en Grandes Ligas que acostumbraban a reforzar a los equipos de las Ligas de México y El Caribe para completar y terminar de redondear un buen año económico, fue disminuyendo drásticamente con el transcurrir del tiempo, ya que el progresivo aumento de sueldo de los peloteros en Las Mayores y con ello la innovación de los contratos multianuales, incrementaron ese efecto hasta el punto de hacer desaparecer los peloteros refuerzos norteamericanos establecidos en la Gran Carpa en las Ligas Invernales del Caribe.

Desde la aparición de los agentes libres en el año 1976, la mayoría de las “Huelgas de Peloteros” y los “Paros Laborales” derivaron precisamente de la “Agencia Libre”, lo que a su vez va de la mano con los contratos multimillonarios y multianuales, ya que a partir de determinado momento los dueños de los equipos pretendieron imponer un tope salarial a los jugadores.

Es así como entre los años 1994 y 1995 se efectuó la huelga de peloteros más extensa en la historia de Grandes Ligas hasta el momento, debido a que la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas (Major League Baseball Player Association (MLBPA)), anticipó la finalización del Convenio Laboral (el cual finalizaba el 31 de Diciembre de ese año), para lograr lo antes posible un nuevo acuerdo en el que no se concretara un tope salarial a los jugadores, propuesto por los equipos y a su vez lograr anexarse un porcentaje considerable de repartición de las ganancias generadas por los derechos televisivos en general, incluyendo los mercados grandes y pequeños. Los dueños por su parte exigían un tope salarial en respuesta a la mala situación financiera de los equipos en ese momento, pero la propuesta fue rechazada por el sindicato.

La Major League Baseball pretendía imponer un tope salarial a los peloteros pero la realidad es que verdaderamente era una especie de imposición para ellos mismos, quienes en su dura competencia desde sus oficinas por contratar a los mejores jugadores del momento, han sobrevalorado el valor de los beisbolistas porque las ganancias así se los permite. Es tan cierto que aunque la Agencia Libre nació apenas a partir del año 1976, por lo que hasta entonces no existían contratos multianuales ni multimillonarios, a finales de la década de los 40´s, el súper estrella ítalo-americano Joe DiMaggio se convirtió en el jugador mejor pagado y en el primer jugador en la historia con contrato de seis cifras de Grandes Ligas, con exactamente 100.000 dólares, a pesar de que aún 17 años más tarde, para el año 1966 el sueldo promedio de los peloteros era de 19.000 dólares anuales, lo que es un claro ejemplo como razón de peso por la que los equipos han intentado en reiteradas ocasiones establecer un “tope salarial” a los jugadores.

Aunque ya no fue en el periodo de Miller, la huelga de 1994 por la renegociación del contrato colectivo de trabajo, ha sido la que más impacto ha tenido en la historia del béisbol. La huelga duró del 12 de agosto de 1994 al 29 de marzo de 1995, es decir tuvo una vigencia de 229 días y terminó cuando una jueza federal determinó que los dueños descartaran de su propuesta, entre otras, la eliminación del arbitraje salarial. En respuesta, el sindicato de jugadores aceptó establecer un impuesto a los equipos con mayores ingresos para ayudar a los equipos con menos ganancias, lo que administrativamente es una especie de “Tope Salarial”.

Debido a esta huelga, la Serie Mundial de 1994 se canceló por primera vez en 90 años y las pérdidas económicas fueron enormes. Como consecuencia de esa huelga, se consiguió que varias áreas administrativas de Grandes Ligas se fusionaran en una y no por cada liga, tal y como lo fue hasta ese momento.

Las pérdidas de esa huelga no fueron solamente económicas, ya que el día que inició la huelga de peloteros, el 12 de Agosto de 1994, el estelar slugger Ken Griffey Jr. de los Marineros de Seattle, despachó su jonrón 40 de la temporada, interrumpiendo así un ritmo que lo proyectaba a ser el jugador que superara el record de más cuadrangulares conectados en una temporada por un pelotero, logrado por Roger Maris en el año 1961 con 61 vuelacercas.

También se interrumpió la extraordinaria temporada de los Expos de Montreal, quienes con 74 triunfos y 40 reveces era para el momento el mejor equipo de las Grandes Ligas, con el dominicano Felipe Rojas Alou como manager, que contaba con los quisqueyanos Moisés Alou, Pedro Martínez, Mel Rojas y Juan Bell, los mexicanos Gil Heredia y Freddie Benavides, el boricua Wilfredo “Coco” Cordero, el canadiense Larry Walker y los estadounidenses Mike Lansing, Rondell White, Marquis Grisson, Ken Hill, Jeff Shaw y John Wetteland entre otros.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo