El viaje exitoso y tortuoso desde La Habana 1949 hasta Miami 2024 (Parte 3-3) | Julio Sánchez Alvarado

MEDELLÍN, Colombia – Ante tantos tropiezos la Serie del Caribe se ha levantado firmemente y ha recibido una bocanada de aire fresco en diferentes ediciones en los últimos 12 años, como los nuevos y modernos estadios de Hermosillo y Culiacán en las Series del Caribe 2013 y 2017 en calidad de sedes, así como los nuevos estadios de Caracas y La Guaira, anfitriones de la Serie del Caribe Gran Caracas 2023, sin olvidar la edición organizada de emergencia, literalmente de la noche a la mañana en el Estadio Rod Carew de Ciudad de Panamá, la cual se efectuó de manera encomiable.

Pero las agradables sorpresas no llegaron exclusivamente desde la infraestructura, ya que desde lo deportivo el crecimiento ha sido significativo. En la tercera etapa los equipos campeones de Cuba regresaron y ganaron una Serie (Vegueros de Pinar del Río). Después de una sequía de 16 años y que ya se tornaba preocupante, un equipo boricua ganó la serie y consecutivamente, logrando el bicampeonato (Criollos de Caguas (2017-2018). Panamá regresó al torneo en calidad de sede y además volvió a ganar la Serie del Caribe (Toros de Herrera 2019). El equipo campeón de la pelota rentada de Colombia debutó en la pequeña Serie Mundial Latinoamericana y apenas en su tercera participación gana su primer torneo (Caimanes de Barranquilla 2022).

Como si todo lo anterior no hubiera sido suficiente, cuando se pensaba que difícilmente se podía superar la edición 65 con una serie de gran envergadura en todos los sentidos, tal y como lo fue la Serie del Caribe Gran Caracas 2023, colocando el listón a una altura como nunca antes, con dos extraordinarios escenarios y uno de ellos un genuino estadio de Grandes Ligas sin realmente serlo, se realiza la Serie del Caribe Miami 2024 en el loanDepot Park, casa de los Marlins.

Es la tercera vez que la pequeña Serie Mundial Latinoamericana se realiza en la ciudad de Miami, luego de que las ediciones de 1990 y 1991 se jugaran en ésta ciudad pero en circunstancias totalmente diferentes, ya que la serie de 1990 se realizó en el Orange Bowl (estadio de Fútbol Americano que debió ser ajustado para el juego de Béisbol), cita en la que el campeón fue Leones del Escogido de LIDOM, y en el año 1991 el conjunto campeón fue Tigres del Licey (también de LIDOM), solo que en el estadio Bobby Maduro (extinto estadio de Béisbol que estaba ubicado en el terreno en el que en la actualidad se erige el loanDepot Park).

De aquellas ediciones Miami 1990 y 1991, existen muchas diferencias respecto a la recién culminada edición Miami 2024:

En las dos primeras participaron 4 equipos y 112 jugadores (a razón de 28 por cada conjunto).

En la presente edición participan 7 equipos y un total de 196 peloteros, también a razón de 28 jugadores que conforman a las siete novenas que efectúan la edición 66 de la Serie del Caribe. La cifra más alta de equipos y peloteros participantes fue en la edición Gran Caracas 2023 con 8 novenas y 224 jugadores.

Las series 1990-1991 se efectuaron durante la segunda etapa de la Serie del Caribe mientras que la 2024 se puede considerar que se efectuó en la tercera etapa.

Por primera vez cuenta con la primera participación de un representante de Nicaragua y la segunda de Curazao.

Es la primera vez que el Clásico de Febrero se realiza en un estadio techado y de Grandes Ligas.

Por primera vez la pequeña Serie Mundial Latinoamericana se efectúa bajo las nuevas reglas de la MLB, con nuevo tamaño de las bases, restricciones a las formaciones especiales defensivas, límite de pedidos de tiempo por parte del bateador, límite del desganche del lanzador y lanzamientos a las bases por cada bateador enfrentado, así como la regla de la misericordia.

Pero definitivamente lo más importante es que por primera vez en la historia la Major League Baseball se involucra en una Serie del Caribe a través de una de sus 30 franquicias, los Marlins de Miami, ya que la organización de la serie fue por cuenta de los peces, lo que significa un avance de grandes dimensiones para el futuro del evento.

En lo estrictamente deportivo, el combinado de Nicaragua no desentonó y demostró que se encuentra al nivel del béisbol caribeño y con notables posibilidades de evolucionar. La serie contó con una cantidad considerable de peloteros Big Leaguers, ex Grandes Ligas (incluso el combinado de Nicaragua contó con el nicaragüense Cheslor Cuthbert y el dominicano Francisco Peguero), además de peloteros con el nivel que demanda la cita continental.

A diferencia de anteriores ediciones, la número 66 de la serie fue extensa en cuanto la participación de peloteros de Las Mayores se refiere pero además contó figuras legendarias, como el dominicano Robinson Canó y el curazoleño Wladimir “Coco” Balentien, quienes a pesar de encontrarse en la postrimería de sus carreras, desparramaron su calidad en la Serie.

Canó dejó 2639 Hits, 573 dobles, 335 Cuadrangulares, 1306 Carrera Impulsadas y .301 de Average en 17 años de servicio en Grandes Ligas.

Balentien por su parte, despachó 301 Jonrones en 11 temporadas en la Liga Mayor del Béisbol Japonés, incluyendo el aún record de más Vuelacercas en una misma campaña con 60, lo que no es poca cosa (sólo Babe Ruth, Roger Maris, Mark McGwire, Sammy Sosa, Barry Bonds y Wladimir Balentien han logrado 60 o más batazos de cuatro esquinas y el curazoleño es hasta ahora el único en haberlo logrado en la NPB), y en 21 temporadas en total, incluyendo su participación en Grandes Ligas, Ligas Menores, Liga Mexicana de Béisbol, Ligas Invernales del Caribe y la NPB, se le contabiliza 1979 Hits, 363 Dobles, 505 Vuelabardas y 1470 Carreras Impulsadas.

En la serie también destacó la presencia y desempeño de Coachs y Managers de notable jerarquía, como el nicaragüense Marvin Benard, el mexicano Juan Castro, el boricua Yadier Molina y el venezolano Oswaldo Guillén.

Con los campeonatos obtenidos en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional y en la Serie del Caribe por Tiburones de La Guaira, Oswaldo Guillén se unió al ítalo-estadounidense Tommy Lasorda en ser los únicos dirigentes en haber ganado la Serie Mundial de Grandes Ligas, Liga Invernal del Caribe y la Serie del Caribe, solo que Guillén también ganó como jugador el campeonato de la LVBP en tres ocasiones en la década de los 80´s con los propios Tiburones. Junto a Guillén, el infielder venezolano Alcides Escobar, quien ganó la Serie Mundial del 2015 con Reales de Kansas City también completó la trilogía de máximas conquistas.

Una gran curiosidad es que los Bravos de Atlanta del 2021 vieron interrumpido el aporte del venezolano Ronald Acuña Jr. por lesión y a pesar de su ausencia en la post temporada, lograron ganar la Serie Mundial. Lo mismo sucedió con Tiburones de La Guaira de 2023-2024, que durante la temporada regular de la LVBP contaron con el gran aporte del actual Jugador Más Valioso de la Liga Nacional pero el astro venezolano también se ausentó (aunque no por lesión), durante la post temporada pero los Tiburones y a pesar de tan notable baja, lograron ganar la LVBP y la Serie del Caribe.

Para completar lo extraordinario que ha sido hasta ahora la tercera etapa de la Serie del Caribe, en su edición 66 ganó el equipo de la representación que faltaba, los Tiburones de La Guaira, quienes en una misma gestión acabaron con la sequía de títulos en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional después de 38 años y a su vez la de 15 años sin que una novena venezolana ganara una Serie del Caribe (Tigres de Aragua en Mexicali 2009).

Los Tiburones terminaron la primera fase de todos contra todos de la Serie del Caribe Miami 2024 con una obra de arte a través de una blanqueada con matices de perfección, ya que el Abridor zurdo venezolano Ángel Padrón realizó una joya monticular contra la novena de Nicaragua con un contundente No Hit – No Run, en el que solo una base por bolas le separó de lograr el Juego Perfecto.

Es apenas el segundo sin hits ni carreras en la historia de las Series del Caribe, ya que el primero lo realizó Tommy Fine (Thomas Morgan Fine), quien en la Serie del Caribe de 1952 en Ciudad de Panamá, Panamá, lanzando por Leones de La Habana de Cuba, el 21 de Febrero realizó la gesta contra el club Cervecería Caracas de Venezuela, a quienes derrotó 1 carrera por 0 con 4 ponches y 3 boletos, en un extraordinario duelo de pitcheo contra el también estadounidense Al Papai (Alfred Thomas Papai).

En esa misma Serie del Caribe Tommy Fine estuvo a punto de emular lo logrado por su coterráneo Johnny Vander Meer (John Samuel Vander Meer), quien es el único lanzador en lograr dos No Hits – No Run consecutivos pero en la Grandes Ligas. Cinco días después de haberle dado el triunfo a Leones de La Habana sobre el Cervecería Caracas con la joya monticular, Fine se enfrentó al club Carta Vieja Yankees de Panamá y estuvo cerca de la gloria, ya que en esa ocasión, después de 8 innings completos sin hits ni carreras permitió un inatrapable iniciando el noveno inning que lo separó de la gloria. Estuvo a 3 outs de dos juegos de No Hit – No Run consecutivos en la serie, pero ese sencillo en la novena entrada también significó la primera carrera para el Carta Vieja Yankees del encuentro. Su racha de 17 innings sin hits ni carreras también es la más larga hasta ahora en la historia de la Serie del Caribe.

Vander Meer por su parte, el 11 de Junio de 1938 lanzó un juego sin hits ni carreras contra los Boston Bees. Luego, apenas cuatro días después, el 15 de Junio el lanzador zurdo repitió la hazaña contra los Dodgers de Brooklyn.

La edición 66 de la pequeña Serie Mundial Latinoamericana fue un rotundo éxito, tan bueno que quizás le sea muy difícil para Mexicali 2025 (próxima sede del evento), lograr igualar el listón dejado por la Serie del Caribe Miami 2024 pero para cada año esa es la meta, continuar evolucionando.

Por Julio Sánchez Alvarado

Columnista de Diamante 23

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo