«La Tommy John» en la MLB, sus paralelismos con las contusiones en la NFL y los límites humanos

¡Descubre las impactantes verdades detrás de las lesiones en el mundo del deporte! Las cirugías de Tommy John han aumentado en un alarmante 56% entre los jóvenes jugadores de béisbol en la última década. Mientras tanto, la NFL se ha visto envuelta en demandas y controversias por la gestión de las lesiones cerebrales ¿Cuáles son las consecuencias de estos peligros deportivos? ¿Y qué medidas se están tomando para proteger a los atletas?

COLUMNA AMANTES DEL BÉISBOL

DENVER, Colorado – En el mundo del deporte, la pasión y la búsqueda del éxito a cambio de dinero a menudo llevan a los atletas a extremos físicos. Este sacrificio por la excelencia puede tener un precio, tanto en el campo de juego como en la salud a largo plazo. Dos deportes que han estado bajo el escrutinio en Estados Unidos por sus impactos en la salud de los atletas son el béisbol y el fútbol americano.

En el béisbol, las lesiones en los ligamentos del codo, especialmente entre los jóvenes en proceso formativo, han aumentado en los últimos años debido al creciente énfasis en la firma de contratos profesionales. Mientras tanto, en la NFL, las contusiones cerebrales y las consecuencias devastadoras que pueden seguir han generado investigaciones, polémicas y cambios en las políticas para proteger a los jugadores, especialmente a los jóvenes, menores de edad que son las principales víctimas del sistema.

Los ligamentos del codo y los sueños para llegar a ser un profesional

El béisbol es un deporte que requiere una combinación única de habilidades atléticas, técnica y resistencia mental. Los lanzadores, en particular, son sometidos a un estrés extremo en sus brazos durante cada lanzamiento. En su búsqueda de la perfección y la oportunidad de firmar contratos profesionales lucrativos, muchos jóvenes atletas están participando en programas intensivos desde una edad temprana, tan temprana como 12 años de edad. Este enfoque agresivo hacia el desarrollo deportivo ha llevado a un aumento preocupante en las lesiones en los ligamentos del codo cuando los peloteros tan solo tienen 20 años de edad, a veces menos.

Según datos recopilados por la Asociación Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS, por sus siglas en inglés), el número de cirugías de reconstrucción del ligamento colateral cubital (conocida comúnmente como la cirugía de Tommy John) entre los jugadores de béisbol en edad juvenil ha aumentado en un alarmante 56% en los últimos diez años. Estas cirugías, que solían ser una rareza, ahora son casi una rutina entre los jugadores adolescentes prospectos a Grandes Ligas.

El origen de esta tendencia preocupante puede rastrearse hasta la intensificación de los programas de desarrollo de talentos en el béisbol juvenil. Desde una edad temprana, los niños son sometidos a rigurosos regímenes de entrenamiento diseñados para maximizar su rendimiento en el campo de juego. Sin embargo, este enfoque puede ser contraproducente, ya que el cuerpo de un niño en crecimiento no está preparado para soportar el estrés repetitivo y la tensión que se ejerce sobre los ligamentos del codo.

Además, la presión para sobresalir y asegurar una firma profesional puede llevar a los jóvenes atletas a ignorar las señales de advertencia de su cuerpo y a sobreexigirse, aumentando así el riesgo de lesiones graves. La competencia feroz por los contratos profesionales y las becas deportivas ha creado un entorno en el que los niños y adolescentes están dispuestos a sacrificar su salud a corto y largo plazo en aras del éxito deportivo. Y mucho peor cuando son sus propios padres quienes los obligan a la alta competencia e incluso les suministran sustancias prohibidas. Lamentable, pero cierto.

Las consecuencias de estas lesiones no se limitan solo al ámbito deportivo. Muchos jóvenes atletas enfrentan cirugías dolorosas y rehabilitaciones prolongadas que pueden afectar su calidad de vida y poner en peligro sus futuras carreras deportivas. Además, el impacto psicológico de una lesión grave puede ser devastador, especialmente para aquellos que han invertido años de trabajo duro y dedicación en su deporte, pero no son firmados por una lesión inoportuna en un momento crítico de sus jóvenes carreras.

Contusiones cerebrales en la NFL: Un debate sobre salud y responsabilidad

Mientras tanto, en el mundo del fútbol americano profesional, las contusiones cerebrales han sido un tema candente durante décadas en Estados Unidos. La violencia inherente al deporte, combinada con la velocidad y la fuerza de los jugadores, ha llevado a una epidemia de lesiones cerebrales traumáticas entre los atletas de la NFL.

En los últimos años, la NFL ha enfrentado una serie de demandas y controversias relacionadas con la gestión de las lesiones cerebrales y su impacto en la salud a largo plazo de los jugadores. Investigaciones independientes han revelado vínculos preocupantes entre las contusiones cerebrales repetidas y enfermedades neurodegenerativas como la encefalopatía traumática crónica (ETC), que puede causar deterioro cognitivo, cambios de personalidad y problemas de salud mental que pueden convertirse en suicidios.

A pesar de la creciente evidencia científica que sugiere una conexión entre el fútbol americano de alto impacto y las lesiones cerebrales, la NFL ha sido criticada por su respuesta inicial al problema. Durante años, la liga negó o minimizó los riesgos para la salud asociados con el juego, haciendo caso omiso de las preocupaciones de los jugadores y la comunidad médica. Guardando las distancias: ¿Estará ocurriendo lo mismo con la MLB y las lesiones en los brazos de los pitchers?

A medida que la evidencia se volvió abrumadora, la NFL se vio obligada a tomar medidas para abordar el problema. En 2009, la liga implementó un protocolo de conmoción cerebral más estricto, que establece pautas claras para el diagnóstico y tratamiento de lesiones cerebrales en el campo. Además, la NFL ha destinado fondos significativos a la investigación de lesiones cerebrales y ha trabajado en colaboración con expertos médicos para desarrollar estrategias de prevención y manejo de lesiones. ¿La MLB hará algo con «las Tommy John»?

Paralelismos y lecciones aprendidas

Aunque los problemas específicos que enfrentan el béisbol y el fútbol americano pueden parecer diferentes a primera vista, hay profundas similitudes entre ellos. Ambos deportes exigen un alto nivel de sacrificio físico y mental por parte de los atletas, y ambos han sido objeto de escrutinio por sus impactos en la salud a largo plazo de los jugadores, especialmente los jóvenes.

Una de las lecciones más importantes que podemos aprender de estas situaciones es la importancia de priorizar la seguridad y el bienestar de los atletas, especialmente aquellos que están en etapas de desarrollo. Los niños y adolescentes que participan en deportes organizados deben ser protegidos de los riesgos innecesarios y deben recibir una educación adecuada sobre la importancia del juego limpio y la escucha de sus cuerpos.

Además, es fundamental que las organizaciones deportivas asuman la responsabilidad de abordar los problemas de salud y seguridad de manera proactiva y transparente. Negar o minimizar los riesgos asociados con la práctica deportiva no solo es irresponsable, sino que también pone en peligro la salud y el bienestar social.

Tanto el béisbol como el fútbol americano son industrias que mueven millones de dólares en contratos deportivos, publicitarios y demás. Pero se deben poner límites a las condiciones, métodos y esfuerzos de los atletas en busca del éxito, en detrimento de su salud, porque al final lamentablemente menos del 1% de los jugadores amateurs terminan haciendo vida profesional en sus disciplinas, pero los daños en la salud quedarán por el resto de sus vidas.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo