MLB | Las nuevas métricas de bateo dicen poco o nada del juego, pero generan tendencias e interés

AMANTES DEL BÉISBOL

DENVER, Colorado – Statcast ha introducido seis nuevas métricas de bateo que prometen ofrecer una visión más detallada del rendimiento de los peloteros en el plato.

  1. Velocidad del bate (Bat speed): Esta métrica mide la velocidad del swing en el punto dulce del barril del bate. Es crucial para los bateadores (según ellos), ya que una mayor velocidad del bate puede traducirse en batazos más potentes y distancias de vuelo más largas para la pelota.
  2. Tasa de swings rápidos (Fast-swing rate): La rapidez con la que un jugador puede balancear el bate es fundamental en un juego donde cada fracción de segundo cuenta. Esta métrica proporciona información sobre la capacidad de un jugador para generar velocidad de swing de manera eficiente.
  3. Tasa de contacto cuadrado (Squared-up rate): Golpear la pelota en el punto óptimo del bate es esencial para lograr un sólido contacto y enviarla lejos del alcance de los defensores. Esta métrica evalúa qué tan a menudo un jugador logra cuadrar la pelota correctamente en el bate.
  4. Explosiones (Blasts): Esta métrica se refiere a los batazos más potentes y emocionantes del juego. Mide la velocidad de salida de la pelota después del contacto con el bate, lo que proporciona una indicación clara de la fuerza detrás del golpe.
  5. Longitud del swing (Swing length): La longitud del swing de un jugador puede afectar su capacidad para hacer contacto sólido con la pelota. Esta métrica analiza la extensión total del swing de un jugador, lo que puede revelar áreas de oportunidad para ajustar la técnica de bateo.
  6. Espadas (Swords): Esta métrica es un tanto enigmática, pero parece relacionada con la capacidad de un jugador para «manejar la espada» en el plato, posiblemente haciendo referencia a la habilidad de un bateador para ajustarse a diferentes tipos de lanzamientos o situaciones de juego.

Desde los días en que un bateador de los años 1850 tomaba lo que entonces pasaba por ser un bate, hasta la era moderna donde la tecnología se ha vuelto omnipresente, el deseo de mejorar las habilidades de bateo ha sido una obsesión para muchos jugadores. Pero hoy en día esa «obsesión» pareciera viene más desde las oficinas que del diamante mismo.

La introducción esta semana de nuevas métricas de seguimiento de bates por parte de Statcast ha sido recibida con gran entusiasmo por parte de algunos y con escepticismo por parte de otros. Estas métricas pretenden ofrecer una visión más profunda del rendimiento de los bateadores en el diamante, pero ¿realmente están proporcionando información útil?

Para entender mejor esta cuestión, es importante desglosar qué se está midiendo exactamente con estas nuevas métricas. En cada uno de los 30 estadios de la MLB, hay cinco cámaras de alta velocidad Hawk-Eye (ojo de águila), que ayudan a rastrear no solo la velocidad del bate, sino también la trayectoria que sigue y su ubicación en el espacio físico, así como en relación con la pelota que se le aproxima.

La velocidad del swing se mide en el punto dulce del madero, aproximadamente a seis pulgadas de la cabeza del bate. Esto es crucial porque las diferentes partes del bate se mueven a diferentes velocidades. Por lo tanto, la medición se realiza en el punto donde el bateador intenta golpear la pelota, y es el estándar de la industria.

Por ejemplo, cuando Giancarlo Stanton conectó un cuadrangular a 119.1 mph la semana pasada, lo hizo con un swing de 83.7 mph, uno de sus 20 swings más rápidos de la temporada. También tuvo una longitud de swing de 8.6 pies, por encima del promedio de la liga de 7.3 pies, y fue golpeado al 100%.

Pero, ¿qué tan útiles son realmente estas métricas para los jugadores y los aficionados?

Algunos argumentan que proporcionan una comprensión más profunda del juego y pueden ayudar a los jugadores a identificar áreas de mejora en su técnica de bateo. Otros, sin embargo, sostienen que estas métricas son simplemente números sin contexto real y que no ofrecen una imagen completa del desempeño de un jugador.

Además, cabe señalar que estas métricas son solo la primera ola de una serie de puntos de datos planificados para su lanzamiento. Se espera que en el futuro se incluyan métricas adicionales, como el ángulo de ataque más pronunciado, la distancia que un lanzador pierde el bate, y otros datos más específicos sobre la mecánica de bateo y lanzamiento.

La utilidad de estas nuevas métricas probablemente dependerá de cómo sean utilizadas por los equipos y los jugadores. Si se integran de manera efectiva en el proceso de entrenamiento y desarrollo de jugadores, podrían ofrecer beneficios significativos. Sin embargo, si no se utilizan correctamente o se interpretan de manera incorrecta, podrían ser poco más que una distracción innecesaria en el juego del béisbol.

En lo personal creo que estas métricas son solo referenciales y/o anecdóticas. Poco o nada tienen que ver con el juego real y muchísimo menos con nuevas formar de entrenar o «scoutear» a los jóvenes peloteros. Sin embargo, algo si generan estas métricas: noticias, artículos, tendencias en las redes sociales, discusiones e interés de fanáticos y analistas de hablar del tema. A la MLB le hace mucha falta que la gente hable -bien o mal- de béisbol, pero que hablen.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo