Al rescate de «doña blanca»: Conozca cómo México varias veces salvó la Serie del Caribe | Abel Flores

DENVER, Colorado – En la década de los 70′ y en los 90′, la Serie del Caribe enfrentaba una crisis que amenazaba con poner fin a este prestigioso torneo de béisbol que reunía a los equipos campeones de las ligas profesionales del Caribe. Los ratings estaban en declive y las inversiones disminuían.

Fue en este contexto que México, una de las dos potencias económicas de América Latina junto a Brasil, tomó la iniciativa para rescatar y revitalizar la Serie del Caribe. A finales de los 90′, México «lindo y querido» se erigió como un jugador clave en la economía de la pelota caribeña y decidió intervenir para salvar este evento deportivo de gran tradición. Debemos recordar que México jugó la Serie Interamericana (primera versión de un torneo caribeño de béisbol) en la década del 40′, pero justamente en los 70′ y 90′ tomó un rol protagónico desde el punto de vista organizacional en la Serie del Caribe.

La estrategia mexicana para revivir la Serie del Caribe fue revolucionaria en el béisbol (aunque en otros deportes como en el fútbol es parte de su génesis). Introdujeron el concepto de mercadeo de banderas que transformó la competición. En lugar de que los equipos fueran simplemente los ganadores de sus respectivas ligas (que lo siguieron siendo), se convirtieron en la representación nacional de sus países, pero no sólo con los uniformes sino con el mercadeo del evento mismo. De hecho, se puede interpretar que México salvando la Serie del Caribe también fue un pionero fundamental del Clásico Mundial de Béisbol (pero esto es material para otro artículo).

Aunque aún persisten debates y polémicas en torno a este enfoque de las banderas o los nacionalismos en la Serie del Caribe, lo cierto es que este mercadeo que se originó y financió desde México ha logrado introducir las banderas en el béisbol caribeño, brindándole una nueva identidad y atractivo a este deporte. Además, pongámonos en contexto en el año 2024, la cantidad de inmigrantes latinos que viven fuera de sus países de nacimiento pero aún conservan su amor por su patria y nostalgia es inmensamente mayor que en los años 40′ cuando se creó la Serie Interamericana, precuela de la Serie del Caribe. ¿Y cuál identidad latina sabe sobrevivir en la diáspora mejor que la mexicana?

La clave del éxito de esta estrategia radica en la visión de mercado de México, un país con más de 126 millones de habitantes, con una historia ancestral, pre-hispánica y multicultural. Aunque el béisbol no era ni es la disciplina deportiva más popular en México, el país representa un mercado prácticamente virgen en su totalidad, porque el béisbol en México es un deporte de regiones, y con tan poco ya ha dado muchísimo al béisbol caribeño. Al saber esto, es donde entraron en juego los grandes capitales del deporte comprendiendo que conquistar el mercado mexicano significaba obtener la gallina de los huevos de oro del béisbol.

Históricamente, México ha desempeñado un papel crucial en la Serie del Caribe. Desde 1971, cuando surgió como el cuarto país en la Confederación, México ha sido un salvador recurrente del torneo. En 1992, nuevamente tomó las riendas cuando ningún otro país quería asumir la sede. Gracias a la intervención de la Liga Mexicana, liderizada por el visionario médico Arturo León Lerma, la Serie del Caribe se trasladó a Hermosillo ese año (1992) y a Mazatlán en 1993, inyectando nueva vida y emoción al evento.

Este compromiso continuo de México con la Serie del Caribe ha contribuido a mantener viva la competición. A partir de 1994, otros países caribeños asumieron la organización en un ritmo rotativo, brindando oportunidades equitativas para que cada nación sea la anfitriona cada cuatro años. En este año, Miami por tercera vez en su historia (1990, 1991 y 2024) se convierte en la sede del torneo. Miami es la capital latina del mundo.

México no solo ha sido un protagonista fundamental en la historia de la Serie del Caribe, sino que tiene el potencial de ser el mejor mercado de béisbol latino. Su enfoque innovador de mercadeo beisbolístico y su compromiso continuo como «la mejor sede» han transformado la Serie del Caribe, asegurando que este torneo de béisbol caribeño siga siendo un evento emocionante y atractivo para los aficionados de «doña blanca».

Abel Flores
Periodista y corresponsal de Diamante 23 en Denver, Colorado, cubriendo regularmente a los Rockies y los equipos que desfilan al pie de las montañas rocosas. También proporciona cobertura local de todos los deportes en el área de Denver. Puedes seguirlo y contactarlo en Instagram en @amantesdelbeisbol2021

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo