El 61* en el año 1961 y el significado del asterisco | Abel Flores

Denver, Colorado – En casi siglo y medio de historia en el béisbol de Grandes Ligas han habido muchas temporadas memorables. Una de ellas fue la de 1927 cuando el mítico Babe Ruth de los New York Yankees consiguió 60 jonrones en 154 juegos de temporada regular. Para ese entonces y en las siguientes décadas se pensaba que era un récord imposible de igualar y aún menos romper.

Tan solo dos años después, en 1929, se vivió en EEUU la llamada “Gran Depresión”, aquella primera crisis económica mundial, originada por Wall Street en octubre de aquel año, y la cual causó pobreza, desempleo, quiebra de bancos e industrias. Incluso tuvo un impacto internacional en el período de “paz” entre las dos Grandes Guerras del siglo XX.

Como había tanto desempleo y desesperanza fueron años donde el béisbol fue más que nunca el pasatiempo nacional preferido de tantos estadounidenses que sufrían desdicha y hambruna. La gente podía conseguir alguna alegría, aunque fuese efímera, en el estadio de béisbol o a sus alrededores. ¡Un circo sin pan!

Esta fue la década del boom de la radio. Era más barato escuchar el juego que asistir al estadio. La radio en los 30’ ayudó a masificar el fanatismo por la pelota y por sobre todas las cosas magnificar a la leyenda viviente: Babe Ruth, quien jugó sus 6 últimas temporadas en estos años hasta retirarse en 1935. El mensaje era claro: nadie jamás por la eternidad podía ser igual a Babe Ruth.

La evolución del juego y el calendario en 1961

El presidente Jonh F Kennedy en el día inaugural de la temporada de MLB de 1961 en Washington

Cuando Babe Ruth consiguió su récord de 60 cuadrangulares en 1927 la temporada regular estaba conformada por tan solo 16 franquicias: 8 en la Liga Americana y 8 en la Liga Nacional. Los equipos que lograban la primera posición de cada una de las ligas en 154 juegos clasificaban a la Serie Mundial para definir al campeón al mejor de siete juegos. Como vemos, en ese entonces no había ni playoff, ni postemporada, ni divisiones.

El 10 de abril de 1961 el presidente John F Kennedy lanzó la primera pelota en Washington DC en el Griffith Stadium para así inaugurar esta temporada que ya comenzaba siendo histórica con un nuevo equipo en la capital. Dos años después Kennedy fue asesinado en Dallas, Texas.

Por primera vez desde 1901 la Liga Americana se expandió con dos nuevos equipos: los originales Senadores de Washington se mudaron y se convirtieron en los Mellizos de Minnesota y también se fundaron los Angelinos de Anaheim. Para cubrir el puesto dejado en Washington se creó una nueva franquicia que también se llamó Los Senadores (pero con nuevos dueños).

Por estas dos nuevas franquicias en la Liga Americana se agregaron 8 juegos más en la temporada (en la Liga Nacional todo quedó igual). Así que se pasó de jugar 154 encuentros (22 contra cada oponente de liga) a jugar 162 (18 juegos contra cada oponente de liga). No existían los juegos interliga, ni existían tampoco las divisiones.

Nótese que 162 es la misma cantidad de juegos de temporada regular que aún el día de hoy (2023) seguimos jugando, aunque contra diferentes rivales porque ahora se inventaron las divisiones y los juegos interliga.

Desde hace 62 años no se le hace un cambio significativo al calendario de MLB. ¡Una barbaridad! Aunque tiene sentido al reconocer que la principal entrada económica del béisbol aún es la taquilla y el consumo. También para evitar el gran problema de los récords estadísticos según la diferencia de cantidad de juegos, entre otras variables como: más viajes, más juegos de noche y más doble juegos en un mismo día por condiciones climáticas desfavorables el día anterior.

El poder de la M&M en los Yankees de 1961

En la izquierda Roger Maris y en la derecha Mickey Mantle, la dupla más poderosa del béisbol

En los 60’ ya los Yankees eran los Yankees ¡Así de grande es su historia! Para 1961 la novena de Nueva York venía de perder la Serie Mundial de 1960 en el séptimo juego contra los Piratas de Pittsburgh (que hoy pareciera se les olvidó su gloria). Los Yankees querían revancha.

Las esperanzas de los neoyorquinos estaban en su dupla de jardineros y bateo: tercer bate Mickey Mantle y cuarto bate Roger Maris; una de las duplas más explosivas y poderosas en toda la historia de la MLB. La M&M consiguió romper este año (con 115) el récord de 107 jonrones de la dupla Babe Ruth y Lou Gehrig de 1927.

Un personaje clave en esta temporada fue el nuevo manager de los Yankees, Ralph Houk, quien en las primeras semanas de la temporada se da cuenta que cambiando el orden de la alineación podría potenciar la batería. Entonces mueve a Roger Maris al tercer bate y a Mickey Mantle al cuarto bate. Esto produjo que los lanzadores intentaran lanzarle “mejor” a Roger Maris por miedo a Mickey Mantle.

El resto es historia. Roger Maris consiguió 61 jonrones en esta temporada de 1961, rompiendo por un cuadrangular los 60 de Babe Ruth, pero el Comisionado de MLB del entonces Ford Frick (quien fuera periodista y escritor fantasma de Babe Ruth) decidió ponerle un asterisco al récord de Roger Maris porque no lo consiguió en 154 juegos, sino en 162.

Lamentablemente esta fue la información que durante su vida Roger Maris supo y se llevó a su tumba porque murió en 1985 y seis años después de su muerte (1991) el Comisionado Bowie Kunh ordenó que se retirara el asterisco y así el récord oficial pasó a ser de Roger Maris hasta que en 1998 lo rompió Mark McGwire con 70 vuelacercas.

Un hijo de granjeros inmigrantes serbios

Película que dramatiza la histórica temporada de 1961 y su impacto en las posteriores generaciones

Roger Maris nació el 10 de septiembre de 1934 en Hibbing, Minnesota. Hijo de una familia de granjeros inmigrantes de Serbia (lo que hoy es Serbia porque por ese entonces era Yugoslavia).

En el año 1955 el padre de Roger cambia el apellido de la familia de Maras a Maris. Roger ya tenía 21 años y ya jugaba béisbol. De hecho en sus primeros récords estadísticos él aparece con su apellido original Maras ¿Por qué la familia cambió su apellido? Esa respuesta aún no la sé ¿Miedo por venir de un país del bloque soviético? ¿Antisemitismo? 

En 1961 Roger Maris tuvo tanta presión para romper el récord de Babe Ruth que se le empezó a caer el cabello y sufrió de insomnio. Mientras avanzaba la temporada y así se proyectaba para llegar a los 60 jonrones empezó a ser abucheado por su propia fanaticada yankee, la cual no quería que nadie rompiera el récord de Babe Ruth. ¡Inaudito! Pero eran otros tiempos y la radio había tenido mucho la culpa de esto al glorificar en demasía a Ruth.

Esta temporada fue tan difícil para Roger Maris que en un juego cuando él cubría los jardines en plena acción un fanático de Nueva York desde la grada le lanzó una silla. El juego se pausó por unos minutos y Mickey Mantle (el amado por la fanaticada) tuvo que cubrirlo y le cambió la posición porque al fanático no lo sacaron del estadio. ¡Gracias a Dios hay cosas que sí han mejorado en el béisbol!

Un homenaje audiovisual a la vida y obra de Roger Maris

Trailer de la película 61* producida por HBO en 2001

En 2001 se estrenó una película producida por HBO donde se dramatiza esta temporada de 1961. En este filme se dan detalles de la relación amigable entre Maris y Mantle y cómo fueron buenos compañeros.

Mantle ayudaba a Maris en el terreno de juego porque lo cobijaba y le pedía a los fanáticos que lo apoyaran (sin lograrlo), así como también le daba consejos a Maris de cómo tratar a la prensa y de que eran inevitables las entrevistas. Maris por lo general tuvo una muy mala relación con la prensa neoyorquina y se cree que esto lo perjudicó para no entrar al Salón de la Fama. ¡Lamentable pero esto hoy no ha cambiado mucho!

Por su parte Maris fue un gran apoyo para Mantle pero fuera del terreno de juego. Mantle era un hombre que sufría de alcoholismo y de no tener una vida saludable para un deportista de su categoría con salidas nocturnas con mujeres aprovechando su fama. Roger Maris se trajo a Mantle a vivir en su pequeño departamento para alejarlo en lo posible de los vicios.

La película también escenifica la presión y abuso de la prensa de Nueva York en el clubhouse de los Yankees. Aunque esto menos mal ha cambiado mucho, se da a entender que la prensa fue muy culpable de las agresiones y vejaciones que sufrió Maris en su carrera, sobre todo en la temporada de 1961.

En los 60’ los peloteros hacían flexiones y ejercicios en sus propias recámaras de hotel o en sus casas, no había gimnasios en los estadios, ni una alimentación guiada por un nutricionista, mucho menos un psicólogo.

Eran otros tiempos y la magia del cine nos traslada a esas épocas. Y ni pensar en contratos millonarios. Maris tenía que esperar su sueldo mensual para pagar la renta y en alguna ocasión le cortaron el teléfono de su casa por pagarlo a destiempo.

La película deja el mensaje de que Roger Maris mereció mucho más de sus fanáticos yankees y de los amantes del béisbol del ayer y del hoy. También parece que Roger Maris nunca dejó de ser ese chico granjero de Minnesota y le fue imposible adaptarse a la vida, juicios, prejuicios y perjuicios de la Gran Manzana.

Muchos lo han dicho: una cosa es ser un grandeliga y otra cosa es ser un yankee.


Abel Flores es periodista y corresponsal de Diamante 23 en Denver, Colorado, cubriendo regularmente a los Rockies y los equipos que desfilan al pie de las montañas rocosas. También proporciona cobertura local de todos los deportes en el área de Denver. Puedes seguirlo y contactarlo en Instagram en @amantesdelbeisbol2021

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo