Entre la crítica y el éxito al repasar el historial de contratos famosos y controversiales de Scott Boras | Abel Flores

COLUMNA AMANTES DEL BÉISBOL

DENVER, Colorado – A lo largo de su carrera, el agente de peloteros estadounidense Scott Boras ha representado a cientos de jugadores en los 30 equipos de las Grandes Ligas y ha participado en docenas de negociaciones de alto perfil.

La especialidad de Boras es el contrato que bate récords, que según él es el más difícil de conseguir porque proporciona un «paraguas» del que otros jugadores pueden beneficiarse. Boras es bien conocido por identificar fuentes de «apalancamiento» para sus clientes y utilizarlas en beneficio de ellos mismos.

Esto ha incluido aconsejar a las selecciones del Draft que regresen a la escuela en lugar de firmar, aprovechar el derecho de ir a audiencias de arbitraje salarial y aconsejar a las superestrellas que esperen la agencia libre en lugar de aceptar contratos de «descuento local».

Esto no le hace ganar el cariño de los fanáticos, que regularmente se ponen del lado de sus equipos favoritos y no de jugadores individuales. Boras, sin embargo, ha dicho que su trabajo es representar los intereses de sus clientes, incluso si eso significa resistir la crítica pública.

Las estrategias innovadoras de Boras han beneficiado a sus clientes lo suficiente como para que la Major League Baseball haya cambiado sus reglas en respuesta a sus acciones en múltiples ocasiones. Esto ha llevado a calificativos sobre Boras que van desde «el hombre más odiado del béisbol», «el Lord Voldemort del béisbol» y hasta aquel hombre sin el cual «los jugadores no pueden permitirse el lujo de vivir».

Contratos pioneros que transformaron el juego en los 80′

El primer enfrentamiento contractual importante de Boras fue entre Bill Caudill y los Toronto Blue Jays en febrero de 1985. Caudill era elegible para el arbitraje salarial y Boras negoció un contrato de 1,5 millones de dólares que convirtió a Caudill en el segundo relevista mejor pagado del juego.

En 1988, Boras representó las tres primeras selecciones del draft amateur: Andy Benes , Mark Lewis y Steve Avery . Benes firmó por un bono de $235,000, el más grande en la historia del béisbol en ese momento.

Al año siguiente, en 1989, Boras negoció el primer contrato multianual de Grandes Ligas jamás otorgado a un aficionado exclusivo del béisbol, un acuerdo de 1,01 millones de dólares para la primera selección general de Ben McDonald con los Orioles de Baltimore , que incluía un bono por firmar de 350.000 dólares.

En los 90′ sus contratos récords obligaron a cambiar las reglas en la era de los 50 y 100 millones

En 1990, Boras sorprendió a los directivos del béisbol al conseguir un contrato récord de 1,2 millones de dólares garantizados en las Grandes Ligas para la selección número 14 del draft, el lanzador de secundaria Todd Van Poppel. El contrato incluía un bono por firmar de 500.000 dólares.

En 1991, Boras volvió a establecer un récord al conseguir un bono de 1,55 millones de dólares de los Yankees de Nueva York para el fenómeno de la escuela secundaria Brien Taylor.

En 1992, Boras negoció un contrato récord de cinco años y 28 millones de dólares para Greg Maddux con los Bravos de Atlanta , eclipsando la segunda mejor oferta por 9 millones de dólares. El contrato sólo estaba por detrás del contrato de David Cone en términos de valor anual y era dos años más largo.

En 1993, Boras representó a las dos primeras selecciones del draft, Alex Rodríguez y Darren Dreifort . Ambos finalmente recibieron contratos por 1,3 millones de dólares, aunque Rodríguez firmó en contra del consejo de Boras. Boras exigía un acuerdo de 3 millones de dólares y casi impidió que Rodríguez firmara.

En 1996, Boras utilizó una disposición oscura en las reglas de las Grandes Ligas para que las selecciones del draft Matt White (séptima selección general, Gigantes de San Francisco) y Bobby Seay (selección general 12, Medias Blancas de Chicago) fueran declarados agentes libres. White y Seay luego firmaron con el equipo expansión Tampa Bay Devil Rays, con White recibiendo un contrato de $10.2 millones y Seay recibiendo un bono de $3 millones, significativamente más de lo que habrían recibido a través del proceso de draft. Al año siguiente, la MLB cambió sus reglas en respuesta al éxito de Boras al eludir el draft, lo que resultó en al menos $25 millones en dinero extra para sus clientes. Durante muchos años, ser «engañado» por Boras y perder a Seay siguió siendo un punto doloroso para el propietario de los White Sox, Jerry Reinsdorf, uno de los aliados más cercanos del comisionado Bud Selig.

En 1997, Boras aconsejó al seleccionado del draft JD Drew que no aceptara la oferta de 3 millones de dólares de los Filis de Filadelfia. En cambio, Drew firmó un contrato profesional con los St. Paul Saints independientes. Boras y la MLBPA luego presentaron una queja para que Drew fuera declarado agente libre, ya que sólo los «aficionados» podían estar sujetos a lo que entonces se conocía como el «draft amateur». Boras ganó la discusión, pero el árbitro dictaminó que no podía otorgarle a Drew la agencia libre ya que no era miembro de la MLBPA. En cambio, Drew volvió a ingresar al draft el año siguiente y firmó con los St. Louis Cardinals por casi tres veces la mejor oferta de los Filis. La MLB nuevamente se vio obligada a modificar sus reglas debido a Boras; el draft ahora se llama «Draft de jugador de primer año» como resultado de la queja de Drew.

Después de la temporada de 1997, Boras rompió la barrera de los 50 millones de dólares al negociar un contrato de cinco años y 57,5 ​​millones de dólares para Greg Maddux con los Bravos de Atlanta, convirtiendo a Maddux en el jugador mejor pagado del deporte.

Sólo un año después, en 1998, Boras rompió la barrera de los 100 millones de dólares al negociar un contrato de siete años y 105 millones de dólares para Kevin Brown con los Dodgers de Los Ángeles. Brown destronó a Maddux como el jugador mejor pagado del deporte.

También en 1998, Boras negoció un contrato de siete años y 87,5 millones de dólares para que Bernie Williams permaneciera con los Yankees de Nueva York, a pesar de que los Yankees habían hecho una declaración pública de que no excederían los 60 millones de dólares por Williams.

En 1999, Boras presentó una queja en nombre de Adrián Beltré porque los Dodgers de Los Ángeles falsificaron los registros de nacimiento de Beltré en la República Dominicana antes de contratarlo en 1994. Los representantes del equipo cambiaron los registros para poder contratar a Beltré cuando solo tenía 15 años (según las reglas internacionales del béisbol los prospectos no son elegibles para firmar hasta que tengan 16 años). En respuesta a la queja de Boras, el comisionado Bud Selig concedió a Beltré una indemnización de 48.500 dólares. Además, Selig impuso importantes sanciones a los Dodgers.

Boras y la explosión económica: sus contratos históricos en el Siglo XXI

En 2000, bajo la supervisión de Boras, el prospecto de la escuela secundaria Landon Powell obtuvo su GED después de su tercer año de escuela secundaria y luego presentó la documentación necesaria para ser elegible para el draft de ese año. Powell no fue reclutado, ya que los equipos de las Grandes Ligas no esperaban que fuera elegible para el draft, lo que lo convirtió en agente libre. Ya sea por la capacidad de Powell, su precio o el resentimiento interno dentro de las Grandes Ligas de Béisbol por su éxito en el draft, Powell no firmó y se matriculó en la Universidad de Carolina del Sur.

En las reuniones de invierno de béisbol que siguieron a la temporada 2000, Boras negoció dos contratos récord para clientes que habían quedado primero y segundo en el draft de 1993. La ex segunda selección, Darren Dreifort, fue el primero en firmar, y Boras finalizó un contrato de cinco años y $55 millones para que Dreifort se quedara con los Dodgers de Los Ángeles el 11 de diciembre.

Un día después, el 12 de diciembre, Boras finalizó lo que entonces era el contrato más grande en la historia del deporte profesional, un contrato de 10 años y $252 millones para que la ex primera selección general Alex Rodríguez jugara para los Texas Rangers. El contrato duplicó el récord anterior para un deporte de equipo estadounidense, el contrato de 126 millones de dólares de Kevin Garnett con los Minnesota Timberwolves en la NBA, y superó el precio que el propietario Tom Hicks había pagado por toda la franquicia de los Rangers tres años antes.

En febrero de 2001, Boras y Andruw Jones derrotaron a los Bravos de Atlanta en arbitraje salarial, y Jones ganó un salario récord de arbitraje de 8,2 millones de dólares en sólo su segundo año de elegibilidad para el arbitraje. La decisión de Jones siguió siendo la mayor victoria en arbitraje salarial para cualquier jugador en la historia hasta 2008.

Los Texas Rangers y Boras entablaron otra negociación de alto perfil después del draft de junio de 2001. Boras negoció un contrato de cuatro años y 9,5 millones de dólares en las Grandes Ligas para la quinta selección general, Mark Teixeira.

En diciembre de 2001, Boras y el agente libre Barry Bonds, el actual MVP de la Liga Nacional, sorprendieron a los Gigantes de San Francisco al aceptar la oferta de arbitraje salarial del club. Boras finalmente negoció un contrato de cinco años y 90 millones de dólares para el toletero de 37 años.

En diciembre de 2002, por segundo año consecutivo, un cliente agente libre del Boras sorprendió a su ex equipo al aceptar un arbitraje salarial. Esta vez, fue Greg Maddux quien aceptó la oferta de los Bravos de Atlanta. Boras finalmente negoció un contrato récord de $ 14,75 millones para el lanzador estrella, en ese momento el contrato de un año más grande en la historia del béisbol.

En diciembre de 2003, Boras fue parte de las complejas negociaciones multipartidistas que habrían resultado en el traspaso de Alex Rodríguez de los Texas Rangers a los Boston Red Sox. Boras y Rodríguez ofrecieron aceptar $12 millones en salarios reducidos a cambio de derechos de marketing y el derecho de Rodríguez a ser agente libre después de la temporada 2005. El intercambio finalmente fue cancelado por la MLBPA porque le habría costado a Rodríguez $30 millones en compensación previamente garantizada, sentando un mal precedente (desde la perspectiva del sindicato) con respecto a la renegociación de contratos garantizados.

En febrero de 2004, Boras volvió a negociar un intercambio por Alex Rodríguez , esta vez con éxito de los Texas Rangers a los New York Yankees. Una vez más, debido a la complejidad del contrato de Rodríguez, fueron necesarias varias modificaciones contractuales para que se realizara el intercambio, pero a diferencia del año anterior, ninguno de los cambios sacrificó la compensación previamente garantizada.

Boras representó a los dos mejores prospectos consensuados en el draft de 2004, Stephen Drew y Jered Weaver. Los Padres de San Diego tenían la primera selección del draft y estaban preparados para seleccionar a Drew o Weaver, pero el propietario de los Padres, John Moores, ordenó al equipo que seleccionara a Matt Bush para ahorrar dinero. Drew finalmente recibió un contrato de Grandes Ligas por $5.5 millones de los Diamondbacks de Arizona y fue su campocorto titular desde su debut en las Grandes Ligas en 2006 hasta su intercambio a los Atléticos de Oakland en 2012. Weaver finalmente recibió un bono de $4 millones de los Diamondbacks de Arizona y ganó 16 juegos en 2009.

Después de la temporada 2004, Boras negoció un contrato de cinco años y 55 millones de dólares para que JD Drew jugara con los Dodgers de Los Ángeles. Boras incluyó el derecho a rescindir el contrato después de dos años, que Drew utilizó efectivamente después de la temporada 2006.

A mediados de diciembre de 2004, Boras negoció un contrato de cinco años y 64 millones de dólares para Adrián Beltré con los Marineros de Seattle. Más tarde ese mes, Boras negoció un contrato de cuatro años y $40 millones para que el receptor y capitán del equipo de los Boston Red Sox, Jason Varitek, regresara al equipo.

En enero de 2005, Boras negoció su tercer contrato por más de 100 millones de dólares, esta vez enviando a Carlos Beltrán a los Mets de Nueva York por 119 millones de dólares garantizados durante siete años.

Unos días después, Boras negocia un contrato de cuatro años y 36 millones de dólares para Derek Lowe con los Dodgers de Los Ángeles.

El mes siguiente, Boras negoció otro contrato con un valor potencial superior a 100 millones de dólares, cuando Magglio Ordóñez acordó un contrato de cinco años y 75 millones de dólares con dos años de opción de adquisición que elevan el valor potencial a 105 millones de dólares en siete años. El contrato se complicó por el lenguaje que permitía a los Tigres anular el contrato después de la temporada 2005 si regresaban los problemas anteriores de rodilla de Ordóñez.

También en febrero de 2005, Boras ganó un caso de arbitraje salarial para Kyle Lohse contra los Mellizos de Minnesota. Lohse recibió un aumento de 395.000 dólares a 2,4 millones de dólares.

En diciembre de 2005, Boras negoció un contrato de cuatro años y 52 millones de dólares para que el jardinero central de los Boston Red Sox, Johnny Damon, se uniera a los rivales New York Yankees. Los Medias Rojas no habían logrado mejorar su oferta de 40 millones de dólares, pensando que Boras estaba mintiendo.

También en diciembre de 2005, Boras consiguió un contrato de cinco años y 60 millones de dólares para Kevin Millwood con los Texas Rangers, a pesar del historial de problemas en el brazo de Millwood. El acuerdo dio a los Rangers la capacidad de anular el último año del contrato (2010) si Millwood no cumplía con ciertos totales de entradas. Sin embargo, Millwood alcanzó el umbral requerido en septiembre de 2009.

En febrero de 2006, Boras ganó una audiencia de arbitraje salarial para Kyle Lohse por segundo año consecutivo, derrotando a los Mellizos de Minnesota y valiéndole a Lohse un aumento de 3,95 millones de dólares. Lohse se convirtió en el primer jugador en ganar casos de arbitraje consecutivos desde 1991.

En junio de 2006, el cliente de Boras y ex lanzador estrella de la Universidad de Tennessee, Luke Hochevar, fue seleccionado en primer lugar en el draft por los Kansas City Royals. Hochevar finalmente firmó un contrato de cuatro años en las Grandes Ligas por 5,2 millones de dólares garantizados, con la oportunidad de ganar hasta 7 millones de dólares. El contrato reivindicó el consejo de Boras; A instancias de un agente diferente, Hochevar casi había aceptado una oferta de 2,98 millones de dólares de los Dodgers de Los Ángeles en septiembre anterior. Boras aconsejó a Hochevar que rechazara la oferta.

Después de la temporada 2006, Boras aconsejó a JD Drew que optara por no participar en los últimos tres años y los 33 millones de dólares restantes en su contrato con los Dodgers de Los Ángeles. Luego, Boras negoció un contrato de cinco años y 70 millones de dólares para Drew con los Medias Rojas de Boston. El contrato no se finalizó hasta el 26 de enero de 2007, porque Boras y los Medias Rojas tuvieron que desarrollar un lenguaje contractual especial con respecto a una posible lesión en el hombro de Drew. A Drew le repararon quirúrgicamente el hombro al principio de su carrera.

El 14 de diciembre de 2006, después de semanas de especulaciones, posturas públicas y negociaciones intensamente analizadas, Boras finalizó un contrato de seis años y 52 millones de dólares para que el lanzador superestrella japonés Daisuke Matsuzaka jugara con los Medias Rojas de Boston. Matsuzaka no era agente libre (los Medias Rojas pagaron $51,1 millones adicionales a su equipo japonés por derechos exclusivos de negociación), lo que significa que la única alternativa de Matsuzaka para firmar con los Medias Rojas era regresar a Japón.

Dos semanas después, el 28 de diciembre de 2006, Boras negoció un contrato récord de siete años y 126 millones de dólares con los Gigantes de San Francisco para Barry Zito. El contrato fue el más grande jamás otorgado a un lanzador en la historia del béisbol.

El acuerdo de negociación colectiva de 2007 entre la MLB y la MLBPA impuso como fecha límite el 15 de agosto para que se firmaran las selecciones del draft. Esto fue en respuesta directa a la exitosa estrategia de Boras de aconsejar a selecciones de draft como Jason Varitek, JD Drew, Stephen Drew, Jered Weaver, Luke Hochevar y Max Scherzer que esperaran el mayor tiempo posible para firmar y marcó al menos la tercera vez que se cambiaron las reglas del béisbol por culpa de Boras.

El 13 de agosto de 2007, Boras finalizó un contrato récord de 7,3 millones de dólares con los Tigres de Detroit para la selección número 27 del draft, Rick Porcello. El contrato de cuatro años de Grandes Ligas, que podría terminar pagándole a Porcello más de $10 millones, fue el contrato más grande jamás otorgado a un jugador de secundaria.

El 28 de octubre de 2007, Boras y el tercera base de los Yankees de Nueva York, Alex Rodríguez, ejercieron el derecho de optar por no participar en el contrato original de 10 años y 252 millones de dólares de Rodríguez, quedando tres años y 72 millones de dólares. Boras y Rodríguez fueron criticados por el momento de la decisión, que se filtró durante el Juego 4 de la Serie Mundial de 2007. Rodríguez se reunió con funcionarios de los Yankees en Miami, y luego Rodríguez ordenó a Boras que finalizara un contrato récord de 10 años y 275 millones de dólares. Boras y los Yankees luego crearon una serie de bonos de marketing únicos que le pagarán a Rodríguez $30 millones adicionales por igualar y superar a Willie Mays, Babe Ruth, Hank Aaron y Barry Bonds en la lista de jonrones de todos los tiempos. La exclusión voluntaria y las negociaciones de alto perfil tensaron la relación de Boras y Rodríguez, y Rodríguez contrató al manager de Madonna para que fuera su representante de marketing, pero Boras mantuvo su papel como agente de béisbol de Rodríguez y desde entonces ha informado que su relación está «reparada».

En diciembre de 2007, Boras negoció un contrato de dos años y 36,2 millones de dólares para Andruw Jones con los Dodgers de Los Ángeles , convirtiendo a Jones en el quinto jugador mejor pagado de las ligas mayores a pesar de un promedio de bateo de .222 durante la temporada de 2007. Después de una mala temporada de 2008, Boras negoció la liberación de Jones de los Dodgers en enero de 2009 a cambio de aplazar el dinero restante adeudado en el contrato. Jones luego firmó un contrato de ligas menores con los Texas Rangers.

El 31 de julio de 2008, Boras negoció los años de opción en el contrato de Manny Ramírez con los Medias Rojas de Boston como parte del canje de Ramírez a los Dodgers de Los Ángeles , convirtiendo a Ramírez en agente libre después de la temporada 2008, dos años antes.

El 15 de agosto de 2008, las negociaciones entre Boras y los Piratas de Pittsburgh con respecto a la segunda selección general del draft, Pedro Álvarez, llegaron hasta (y más allá) la fecha límite de medianoche para que se firmaran las selecciones del draft. La MLB extendió unilateralmente el plazo y Boras y la MLBPA presentaron una queja. Después de semanas de disputas legales, Álvarez firmó un contrato de Grandes Ligas por 6,35 millones de dólares.

En diciembre de 2008, Boras negoció un contrato de ocho años y 180 millones de dólares para Mark Teixeira con los Yankees de Nueva York , convirtiendo a Teixeira en el primera base mejor pagado en la historia del béisbol y el tercer jugador mejor pagado de todo el béisbol, sólo detrás de Alex Rodríguez y Derek Jeter.

En enero de 2009, negoció un contrato de cuatro años y 60 millones de dólares con los Bravos de Atlanta para Derek Lowe y un contrato de tres años y 36 millones de dólares con los Mets de Nueva York para Óliver Pérez.

En febrero de 2009, Boras consiguió un contrato de dos años y 45 millones de dólares para Manny Ramírez con los Dodgers de Los Ángeles.

En agosto de 2009, Boras negoció el contrato más grande en la historia del draft para la primera selección general Stephen Strasburg, un contrato de Grandes Ligas de 15,1 millones de dólares con los Nacionales de Washington.

Varios otros clientes de Boras también firmaron acuerdos récord después del draft de 2009, incluido el bono por firmar de $6,25 millones de Donavan Tate con los Padres de San Diego (el mayor jamás otorgado a un jugador de secundaria), el bono por firmar de $4,7 millones de Jacob Turner con los Detroit Tigers (el bono más grande jamás otorgado a un lanzador de escuela secundaria, parte de un contrato de Grandes Ligas que podría pagarle a Turner $4 millones adicionales) y el bono por firmar de $6 millones de Dustin Ackley, segunda selección general (empatado como el bono inicial más grande de la historia, parte de un contrato de Grandes Ligas por valor de hasta 10 millones de dólares con 7,5 millones garantizados).

En enero de 2010, Boras negoció un contrato de siete años y 120 millones de dólares con los St. Louis Cardinals para Matt Holliday, el contrato más grande en la historia del equipo.

En agosto de 2010, Boras negoció un contrato récord de cinco años y 9,9 millones de dólares para la selección general número uno del draft, Bryce Harper, de 17 años, con los Nacionales de Washington. Fue el segundo año consecutivo que Boras y los Nacionales colaboraron en un contrato récord para la primera selección general del draft. El contrato de Harper estableció un nuevo estándar para los jugadores de posición en el draft, rompiendo el récord anterior que ostentaba el acuerdo de Boras por Mark Teixeira en 2001. Al igual que su colega cliente de Boras, Landon Powell, en 2000, Harper obtuvo su GED (en español Prueba de Desarrollo Educativo General) temprano para poder entrar en el borrador antes de lo que hubiera sido posible de otro modo.

Harper lideró una serie de clientes de Boras que firmaron contratos de alto perfil en la parte superior del draft, incluida la selección general número 3 Manny Machado, la selección general 4 Christian Colon, la selección general 7 Matt Harvey, la selección general 24 Gary Brown y Anthony Ranaudo, selección de ronda de los Medias Rojas que fue considerado el mejor lanzador universitario del país de cara a la temporada 2010.

En noviembre de 2010, el New York Times publicó un artículo sobre los préstamos que la firma de Boras hizo a un cliente dominicano, Edward Salcedo, durante un período de varios años. Boras desestimó los préstamos de Salcedo como un «no problema» que cumplía con las reglas de la MLBPA. El propio Salcedo también cuestionó el informe del Times. Un análisis posterior realizado por la prensa de béisbol apoyó la posición de Boras, lo que llevó al menos a un comentarista destacado a cuestionar la agenda subyacente a los informes del Times.

El 5 de diciembre de 2010, Boras negoció un contrato de siete años y 126 millones de dólares para Jayson Werth con los Nacionales de Washington, sólo tres meses después de que Werth lo contratara. El contrato empató en el tercer lugar más grande en la historia del béisbol para un jardinero, solo detrás del contrato de Manny Ramírez con los Medias Rojas de Boston y el contrato de Alfonso Soriano con los Cachorros de Chicago.

Boras domina el mercado de 2010 a 2020: Sus contratos millonarios en una semana frenética

El 3 de enero de 2011, Boras finalizó un contrato de siete años y 80 millones de dólares para Carlos González con los Rockies de Colorado. González ganó el Guante de Oro y el Bate de Plata en 2010, su primera temporada completa en las ligas mayores.

Dos días después, el 5 de enero, Boras terminó las negociaciones sobre un contrato de seis años y $96 millones para Adrián Beltré con los Texas Rangers, el segundo contrato importante de agente libre en la carrera de Beltré. Beltré firmó previamente por cinco años y $64 millones con los Marineros, comenzando con la temporada 2005. Después de que ese contrato terminara con un año de lesión para Beltré, Boras negoció un contrato de un año y $10 millones con los Medias Rojas de Boston para 2010 que incluía una opción de jugador para 2011. Boras recomendó que Beltré tomara a corto plazo un acuerdo a largo plazo, calificándolo de «contrato almohada» que le dio a Beltré un aterrizaje suave mientras recuperaba su valor de mercado. La inclusión de Boras de una opción de jugador le permitió a Beltré jugar sin temor a lesionarse (lo que Boras llamó un «escenario de calamidad»), ya que en el peor de los casos Beltré podría ejercer la opción y garantizarse $5 millones para 2011. Beltré demostró que no necesitar el seguro, ya que fue un All-Star de Boston y terminó noveno en la votación del Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Después de la temporada, Beltré declinó la opción, que se había duplicado a $10 millones una vez que alcanzó 640 apariciones en el plato. Beltré y Boras luego aprovecharon la temporada de rebote de Beltré para un año adicional y $32 millones más de los Rangers de lo que Beltré recibió de los Marineros en 2004, a pesar de que Beltré entró en el contrato de los Rangers seis años antes.

El 15 de enero, Boras completó un contrato de tres años y $35 millones para que Rafael Soriano lanzara con los Yankees de Nueva York. El acuerdo se destaca por el derecho de Soriano a optar por rescindir el contrato después de cada temporada, dándole efectivamente a Soriano el poder de dejar a los Yankees y buscar un contrato más grande en otro lugar sin sacrificar el valor total garantizado en caso de sufrir una lesión o un mal desempeño. Soriano usaría esto para optar por no participar después de la temporada 2012.

El 18 de enero, Boras negoció un acuerdo de arbitraje de un año para Prince Fielder con los Cerveceros de Milwaukee que le pagará 15,5 millones de dólares en 2011, su último año de elegibilidad para el arbitraje. El acuerdo fue el contrato de arbitraje de una sola temporada más grande en la historia de las Grandes Ligas, un 24% más grande que el récord anterior de $ 12,5 millones, negociado por Boras para Mark Teixeira en 2008. También convirtió a Fielder en el jugador mejor pagado en la historia de los Cerveceros.

Boras y su firma negociaron aproximadamente 444,5 millones de dólares en contratos durante la temporada baja 2010-2011, más de 120 millones de dólares más que cualquier otra firma.

El 7 de marzo de 2011, el ex jugador de béisbol de la Universidad de Kentucky, James Paxton, firmó con los Marineros de Seattle por 942.500 dólares. Paxton había demandado previamente a Kentucky por la demanda de la NCAA (a través de la escuela) de que revelara el contenido de sus conversaciones con Boras, un abogado. El problema surgió porque el presidente de los Toronto Blue Jays, Paul Beeston, sugirió en una entrevista con los medios que se había comunicado con Boras con respecto a Paxton. Paxton se negó a someterse a la entrevista solicitada por la NCAA, citando las protecciones del debido proceso en el código de conducta estudiantil del Reino Unido. Bajo la amenaza de la NCAA, la escuela se negó a permitir que Paxton jugara. Paxton había rechazado previamente aproximadamente $ 874.000 de los Azulejos antes de firmar con los Marineros.

El 6 de junio de 2011, Gerrit Cole fue seleccionado por los Piratas de Pittsburgh con la primera selección general del draft, marcando el tercer año consecutivo que un jugador asesorado por Boras fue seleccionado en primer lugar (Stephen Strasburg fue seleccionado #1 en 2009, seguido por Bryce Harper en 2010.) El 15 de agosto, Boras negoció un bono récord de todos los tiempos de $8 millones para Cole, superando los $7,5 millones que Boras negoció para Strasburg en 2009.

También el 15 de agosto de 2011, Boras negoció un contrato récord para Bubba Starling, un fenómeno de la escuela secundaria con una beca de fútbol para la Universidad de Nebraska, quien fue seleccionado quinto en la general por los Kansas City Royals. Starling recibió un bono por firmar de $ 7,5 millones, el segundo más grande en la historia del draft (solo detrás del bono que Boras negoció para Cole, y empatado con el bono que Boras negoció para Strasburg). El bono de Starling también fue el más grande jamás para un jugador de secundaria (superando el bono de $ 6,5 millones que Boras negoció para Tate en 2009), y el más grande jamás para un jugador de secundaria (superando a Tate y Harper). Su contrato también representó el dinero más garantizado jamás otorgado a un jugador de secundaria (superando a Porcello).

Boras también negoció un contrato de cuatro años con las Grandes Ligas por un valor garantizado de 7,2 millones de dólares para Anthony Rendon, ganador del Trofeo Dick Howser en 2010 («el Trofeo Heisman del béisbol universitario») como el mejor jugador del país, que fue seleccionado sexto en la general por los Nacionales de Washington.

El cliente de Boras, Josh Bell, recibió un bono por firmar récord de 5 millones de dólares con los Piratas, que lo habían seleccionado en la segunda ronda. El bono fue de más de $ 1,5 millones más de lo que cualquier otro jugador había recibido fuera de la primera ronda. Con los acuerdos para Cole y Bell, Boras negoció más con los Piratas en 2011 que cualquier otro equipo había gastado en todo su draft (más de 50 rondas).

Finalmente, Boras negoció bonos de $3 millones para Brian Goodwin de los Nacionales de Washington y Austin Hedges de los Padres de San Diego, cada uno empatado en el tercer bono más alto en la historia del draft fuera de la primera ronda, y negoció un bono mayor para Alex Meyer ($2 millones) de los Nacionales que otros cuatro lanzadores universitarios seleccionados antes que Meyer en el draft de 2011.

El 24 de enero de 2012, Boras consiguió un contrato de nueve años y 214 millones de dólares para Prince Fielder con los Tigres de Detroit, el cuarto contrato más grande jamás realizado para un jugador de béisbol. El acuerdo sorprendió a muchos en la industria por su duración, su tamaño y la identidad del equipo firmante, ya que parecía que Boras podría verse atrapado por un mercado tibio para Fielder. Con el acuerdo de Fielder, Boras se convirtió en responsable de tres de los cuatro acuerdos de más de $200 millones en la historia del juego (los otros dos fueron los acuerdos de Alex Rodríguez con los Texas Rangers y New York Yanquis).

En junio, Boras asesoró a cinco selecciones de primera ronda: Albert Almora, Mark Appel, Addison Russell, Corey Seager y Deven Marrero.

Boras negoció un bono de $3,900,000 para Almora de los Cachorros de Chicago como sexta selección general. El trato fue $650,000 por encima del «valor de tragamonedas» recomendado.

Los expertos clasificaron a Appel como el mejor prospecto disponible en el draft. Sin embargo, los Astros de Houston seleccionaron a Carlos Correa en primer lugar en general y lo firmaron con un contrato por $2.4 millones por debajo de su «valor de puesto».

Los ahorros de los Astros al contratar a Correa y otros jugadores por debajo de sus valores de ranura terminaron yendo a los asesores de Boras, Lance McCullers Jr. y Rio Ruiz McCullers fue la selección suplementaria de primera ronda de los Astros y recibió un bono de $2.5 millones, o $1.24 millones por encima del «valor del puesto». Ruiz fue la selección de cuarta ronda de los Astros y recibió un bono de $1,85 millones o $1,5 millones por encima del «valor del puesto».

Los Piratas seleccionaron a Appel octavo en la general. Appel decidió regresar a la escuela en lugar de firmar por el «valor de espacio» de la octava selección de $ 2,9 millones. Luego, los Astros seleccionaron a Appel en primer lugar en el draft de 2013, y firmó con Houston por $6.35 millones.

Los Atléticos de Oakland seleccionaron a Russell en el puesto 11 y firmó por $2,625 millones. Los Dodgers de Los Ángeles seleccionaron a Seager en el puesto 18 y firmó por 2,35 millones de dólares, 400.000 dólares por encima del «valor de la ranura». Los Medias Rojas de Boston seleccionaron a Marrero en el puesto 24 y firmó por 2,05 millones de dólares, 300.000 dólares por encima del «valor del puesto». De las cinco selecciones de primera ronda que recibieron por encima de su «valor de espacio» en 2012, tres de los cinco fueron asesorados por Boras.

El 10 de diciembre, Boras completó un contrato de seis años y 36 millones de dólares para Hyun-Jin Ryu con los Dodgers de Los Ángeles. Ryu había estado lanzando para los Hanwha Eagles en Corea, y los Dodgers pagaron 25,7 millones de dólares por el derecho exclusivo de contratarlo. El contrato de Ryu también contiene bonos por entradas por valor de hasta 1 millón de dólares por año, y otras escalas salariales. Ryu también puede optar por rescindir el contrato si los Dodgers lo cambian, o después de la temporada 2017 si ha alcanzado las 750 entradas lanzadas en su carrera.

En febrero, Boras negoció un contrato de cuatro años y 48 millones de dólares para Michael Bourn con los Indios de Cleveland. En marzo, Boras consiguió un contrato de tres años y 33 millones de dólares para Kyle Lohse de los Cerveceros de Milwaukee. Ambos jugadores estaban sujetos a compensación por selección de draft bajo nuevas reglas que Boras descartó como «corruptas» porque no «recompensan el desempeño».

En marzo, Boras consiguió una extensión de ocho años y 120 millones de dólares para Elvis Andrus con los Texas Rangers. El contrato cubría las temporadas 2013-2022. De lo contrario, Andrus habría sido agente libre después de la temporada 2014. Tanto el gerente general de los Rangers, Jon Daniels, como Boras calificaron el contrato como «inusual». Contenía una opción de adquisición de derechos que podría elevar el valor a 135 millones de dólares en nueve años. También le permitió a Andrus optar por no participar después de las temporadas 2018 y 2019, cuando tendrá 29 o 30 años. Andrus también recibió protección no comercial y bonificaciones por valor de hasta 800.000 dólares al año.

En junio, Boras aconsejó a cuatro selecciones de primera ronda: Mark Appel, Kris Bryant, Sean Manaea y Michael Lorenzen.

Boras negoció un bono de $6,35 millones para Appel como la primera selección de los Astros. Eso duplicó con creces lo que Appel rechazó de los Piratas el año anterior.

Boras también negoció el bono más grande de cualquier jugador en el draft ($6,708.400) para Bryant, seleccionado #2 por los Cachorros.

Los Reales seleccionaron a Manaea en el puesto 34 global, sabiendo que necesitaba una cirugía de cadera antes de poder jugar nuevamente. Boras negoció un bono de 3,55 millones de dólares, casi 2 millones de dólares por encima del «valor del espacio».

Boras negoció un bono de 1,5 millones de dólares para Lorenzen de los Rojos como la selección número 38, aproximadamente 30.000 dólares por encima del «valor del puesto».

En julio, Boras negoció un bono de 1,625 millones de dólares con los Cachorros de Chicago para Jen-Ho Tseng , un lanzador taiwanés de 18 años que lanzó en el Clásico Mundial de Béisbol de 2013.

También en julio, el rapero y agente deportivo novato Jay-Z mencionó a Boras en una canción de su nuevo álbum, haciendo referencia a la decisión de Robinson Canó de elegir a Jay-Z en lugar de Boras y acusando a Boras de estar «demasiado bebé». Boras se negó a responder y, en cambio, dijo a los medios que prefería la música de su antiguo cliente Bernie Williams.

El 3 de diciembre, Boras negoció un contrato de siete años y 153 millones de dólares para que el jardinero central de los Medias Rojas, Jacoby Ellsbury, se uniera a los rivales Yankees de Nueva York . Un año de opción podría elevar el valor total a 169 millones de dólares en ocho años. Los Medias Rojas habían ofrecido a Ellsbury un contrato de $100 millones por debajo del mercado y los Yankees los superaron en una oferta similar al acuerdo de Damon de 2005. Ambos eran jardineros de primer nivel representados por Boras, recién salidos de un campeonato con Boston. Los principales medios de comunicación describieron el acuerdo como un «monstruo» y «derretimiento de cerebros».

El 21 de diciembre, Boras completó un contrato de siete años para el agente libre Shin-Soo Choo con los Texas Rangers. El contrato garantizaba a Choo 130 millones de dólares. Al entrar en la temporada baja, los gerentes generales de la MLB sugirieron en los medios que el valor de Choo era mucho menor. Citaron el contrato de cuatro años y 48 millones de dólares de Michael Bourn, o el contrato de cinco años y 75 millones de dólares de BJ Upton como barómetro adecuado para Choo. En cambio, Choo se convirtió en el primer jugador sin una aparición en el Juego de Estrellas en firmar un contrato por valor de 100 millones de dólares o más.

En 2014, dos clientes agentes libres de Boras, Stephen Drew y Kendrys Morales, no firmaron hasta finales de mayo y principios de junio respectivamente. Ambos jugadores estaban sujetos a una compensación por selección de draft según las reglas de la MLB, lo que frenó su mercado. Boras criticó las reglas de compensación, mientras que la MLBPA inició una investigación sobre la conducta del equipo. Las reglas, que Boras descartó como «corruptas» el invierno anterior, también perjudicaron el mercado de jugadores que Boras no representó, como Nelson Cruz, Ubaldo Jiménez y Ervin Santana. Los tres firmaron acuerdos por un año antes del inicio de la temporada regular de 2014. Eso significó que los tres estuvieron nuevamente expuestos a las reglas de compensación de selecciones del draft después de la temporada 2014. Al esperar para firmar, Drew y Morales evitaron cualquier compensación por selección de draft después de la temporada 2014.

En junio, los equipos seleccionaron a cinco clientes de Boras en la primera ronda del draft: Carlos Rodon, Alex Jackson, Michael Conforto, Erick Fedde y Matt Chapman.

Boras negoció el bono más grande de cualquier jugador en el draft para Rodón, $6.582 millones para la selección número 3 de los Medias Blancas de Chicago. El bono de Rodón también estuvo $860,500 por encima del «valor de la ranura» recomendado por MLB. A modo de comparación, los jugadores seleccionados #2 y #4 aceptaron bonos de $821,800 y $1,496,200 por debajo del «valor de la tragamonedas».

Boras también negoció acuerdos para Jackson, Conforto, Fedde y Chapman. Jackson recibió un bono de $4,200,000 por firmar con los Marineros como la selección número 6, $624,100 por encima del «valor del espacio». Conforto recibió $2,970,800 (exactamente «valor del espacio») de los Mets en el puesto 10. Fedde, quien se sometió a una cirugía Tommy John pocos días antes del draft, recibió $2,511,100 ($365,500 por encima del valor del puesto) de los Nacionales en el puesto 18. Chapman recibió $ 1,750,000 de los Atléticos de Oakland en el puesto 25.

El 19 de enero de 2015, Boras negoció un contrato de 7 años y 210 millones de dólares con los Nacionales de Washington para el agente libre Max Scherzer, quien rechazó al menos 144 millones de dólares de los Tigres de Detroit antes de la temporada 2014. Boras ayudó a Scherzer a conseguir un seguro contra una lesión sufrida antes de la agencia libre.

El 28 de febrero de 2019, Boras negoció lo que en ese momento (hasta que la extensión del contrato de Mike Trout batió el récord 19 días después) un contrato récord de la MLB de 13 años y $330 millones con los Filis de Filadelfia por Bryce Harpe. Este contrato no solo es significativo por lo que en ese momento era un dinero récord, sino también por la inclusión de una cláusula de no intercambio y cláusulas de no salida, lo que significa que Harper jugará para los Filis hasta 2031.

El 2 de diciembre de 2019, el tercera base Mike Moustakas firmó un contrato de 4 años y 64 millones de dólares con los Rojos de Cincinnati.

El lunes 9 de diciembre de 2019, Boras negoció lo que en ese momento era el contrato más grande para un lanzador tanto en valor total como en valor promedio anual de $245 millones durante 7 años con los Nacionales de Washington para el agente libre Stephen Strasburg. El contrato superó el contrato de 217 millones de dólares de David Price en valor total y el contrato de 31,5 millones de dólares por año de Zack Greinke en valor anual promedio. El contrato tenía una cláusula completa de no intercambio y 80 millones de dólares en pagos diferidos que debían pagarse hasta 2029.

Solo un día después, el 10 de diciembre de 2019, Boras volvió a establecer récords cuando consiguió al agente libre Gerrit Cole un contrato con los Yankees de Nueva York por valor de 324 millones de dólares durante 9 años. Este contrato se convirtió en el más grande jamás otorgado a un lanzador en términos de salario total y valor promedio anual, de $36 millones, superando a Stephen Strasburg, así como el cuarto contrato más grande en la historia de la MLB. El contrato incluye una cláusula completa de no intercambio, así como una opción de jugador después de la temporada 2025.

Justo un día después de eso, el 11 de diciembre, Boras firmó al tercera base agente libre Anthony Rendon con un contrato de 7 años y $245 millones con los Angelinos de Los Ángeles. Con la firma, Boras había firmado con sus clientes contratos por 814 millones de dólares en sólo tres días.

El 21 de diciembre, el lanzador abridor Dallas Keuchel firmó con los White Sox por 3 años y 55,5 millones de dólares.

El lanzador abridor zurdo coreano Hyun-jin Ryu firmó un contrato de 4 años y $80 millones con los Toronto Blue Jays el 27 de diciembre de 2019. Con la firma, los clientes de Boras han firmado contratos por un total de más de $1 mil millones ($1,013,500,000) en tres semanas para el mes de diciembre.

Bajo la lupa: contratos estelares y opciones estratégicas desde 2021

El 7 de febrero de 2021, Albert Almora Jr. firmó un contrato de 1 año y 1,25 millones de dólares con los Mets de Nueva York.

El 18 de febrero de 2021, Trevor Rosenthal firmó un contrato de 1 año y 11 millones de dólares con los Oakland Athletics.

El 12 de febrero de 2021, Jake Arrieta firmó un contrato de 1 año y $6 millones con los Cachorros de Chicago.

El 13 de febrero de 2021, James Paxton firmó un contrato de 1 año y 8,5 millones de dólares con los Marineros de Seattle.

El 8 de marzo de 2021, Jackie Bradley Jr. firmó un contrato de 2 años y 24 millones de dólares con los Cerveceros de Milwaukee.

El 24 de marzo de 2021, Lance McCullers firmó una extensión de contrato por 4 años y 84 millones de dólares con los Astros de Houston.

El 28 de noviembre de 2021, Marcus Semien acordó un contrato de 7 años y 175 millones de dólares con los Texas Rangers.

El 29 de noviembre de 2021, Max Scherzer acordó un contrato de 3 años y 130 millones de dólares con los Mets de Nueva York con opción de rescisión después de 2023.

El 29 de noviembre de 2021, Corey Seager acordó un contrato de 10 años y 325 millones de dólares con los Texas Rangers.

El 30 de noviembre de 2021, James Paxton acordó un contrato de 1 año y $ 10 millones con los Medias Rojas de Boston.

El 11 de marzo de 2022, Carlos Rodón acordó un contrato de 2 años y 44 millones de dólares con los Gigantes de San Francisco con opción de rescisión después de 2022.

El 12 de marzo de 2022, Yusei Kikuchi acordó un contrato de 3 años y 36 millones de dólares con los Toronto Blue Jays.

El 12 de marzo de 2022, José Iglesias acordó un contrato de 1 año y $5 millones con los Colorado Rockies.

El 13 de marzo de 2022, Ian Kennedy acordó un contrato de 1 año y 4,75 millones de dólares con los Diamondbacks de Arizona.

El 16 de marzo de 2022, Kris Bryant acordó un contrato de 7 años y 182 millones de dólares con los Rockies de Colorado.

El 18 de marzo de 2022, Carlos Correa acordó un contrato de 3 años y 105,3 millones de dólares con los Mellizos de Minnesota con opciones de exclusión voluntaria después de 2022 y 2023.

El 6 de diciembre de 2022, Josh Bell acordó un contrato de 2 años y 33 millones de dólares con los Cleveland Guardians con opción de exclusión voluntaria después de 2023.

El 6 de diciembre de 2022, Cody Bellinger acordó un contrato de 1 año y 17,5 millones de dólares con los Cachorros de Chicago.

El 6 de diciembre de 2022, Taijuan Walker acordó un contrato de 4 años y 72 millones de dólares con los Filis de Filadelfia.

El 7 de diciembre de 2022, Masataka Yoshida acordó un contrato de 4 años y 90 millones de dólares con los Boston Red Sox. La tarifa de publicación de Yoshida fue de 15,4 millones de dólares.

El 7 de diciembre de 2022, Xander Bogaerts acordó un contrato de 11 años y 280 millones de dólares con los Padres de San Diego.

El 8 de diciembre de 2022, Brandon Nimmo acordó un contrato de 8 años y 162 millones de dólares con los Mets de Nueva York.

El 11 de diciembre de 2022, Sean Manaea acordó un contrato de 2 años y 25 millones de dólares con los Gigantes de San Francisco con opción de rescisión después de 2023.

El 15 de diciembre de 2022, Carlos Rodón acordó un contrato de 6 años y 162 millones de dólares con los Yankees de Nueva York.

El 16 de diciembre de 2022, Joey Gallo acordó un contrato de 1 año y 11 millones de dólares con los Mellizos de Minnesota.

El 17 de diciembre de 2022, Austin Hedges acordó un contrato de 1 año y 5 millones de dólares con los Piratas de Pittsburgh.

El 23 de diciembre de 2022, Michael Conforto acordó un contrato de 2 años y 36 millones de dólares con los Gigantes de San Francisco con opción de rescisión después de 2023.

El 10 de enero, Carlos Correa acordó un contrato de seis años y 200 millones de dólares con los Mellizos de Minnesota.

El 12 de diciembre, Jung-hoo Lee acordó un contrato de seis años y $113 millones con los Gigantes de San Francisco con opción de no participar después de 2027. La tarifa de publicación de Lee fue de $18,825 millones.

El 30 de diciembre, Frankie Montas acordó un contrato de un año y 16 millones de dólares con los Rojos de Cincinnati.

El 7 de enero, Sean Manaea acordó un contrato de dos años y 28 millones de dólares con los Mets de Nueva York con opción de rescisión después de 2024.

El 23 de enero, Joey Gallo acordó un contrato de un año y $5 millones con los Nacionales de Washington.

El 23 de enero, Rhys Hoskins acordó un contrato de dos años y 34 millones de dólares con los Cerveceros de Milwaukee con opción de rescisión después de 2024.

El 25 de febrero, Cody Bellinger acordó un contrato de tres años y 80 millones de dólares con los Cachorros de Chicago con opciones de rescisión después de 2024 y 2025.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo