El Gyroball japonés y el anhelado asalto nipón a los montículos de MLB | Por Abel Flores

El Gyroball es una técnica japonesa de lanzamiento que enfatiza el movimiento del brazo y el agarre de la bola, en contraposición del tradicional agarre de la bola con el movimiento de la muñeca y codo. Según los defensores del Gyroball japonés, esta técnica perjudica menos los ligamentos del codo y podría ser la «salvación» de las continuas lesiones que afectan desde hace décadas a los pitchers occidentales por lanzar con tanta potencia y velocidad

La Gyroball también ha sido objeto de confusión, a menudo confundida con otro lanzamiento japonés llamado shuuto, debido a un error inicial en un artículo del escritor de béisbol Will Carroll. Aunque se corrigió el error, la confusión persiste, añadiendo un elemento de sorpresa y misterio al arsenal de los lanzadores japoneses

La Gyroball, una técnica de lanzamiento fascinante, encontró sus raíces en Japón. Ryutaro Himeno, un científico japonés, fue el primero en identificar esta peculiar forma de lanzar la pelota. Más tarde, Kimani Gitau, un instructor de béisbol, refinó la técnica utilizando simulaciones por ordenador. El resultado de su trabajo fue plasmado en un libro titulado «El secreto del milagroso lanzamiento», disponible exclusivamente en Japón y el cual nunca ha sido traducido ni comercializado en Occidente

Denver, Colorado – En el vasto universo del béisbol, la cultura y la mística japonesa han tejido una conexión profunda con el juego, a pesar de que Japón no sea el lugar de nacimiento de este deporte, sino más bien lo recibió por influencia estadounidense después de la II Guerra Mundial. La influencia japonesa en el béisbol se ha hecho sentir de manera palpable, desde la reverencia por el juego hasta la introducción de técnicas innovadoras, como el enigmático Gyroball.

La esencia del béisbol es la actuación del pitcher y su relación como dupla de juego con el receptor. Entre estos dos jugadores pasa más del 70% del juego. En otras palabras, la pelota está más en las manos del pitcher y/o receptor que de cualquier otro jugador. Es más, este deporte no se debería llamar «baseball», se debería llamar «pitchball». Y los japoneses lo entendieron muy bien desde el principio.

El béisbol, a pesar de tener sus raíces estadounidenses (algunos indican que canadienses), ha encontrado un hogar apasionado en Japón. La cultura japonesa, conocida por su respeto a las tradiciones y su disciplina, se ha integrado armoniosamente con este deporte, creando una experiencia única para los fanáticos y jugadores por igual. Aunque Japón no sea el punto de origen del béisbol, su contribución al juego ha sido fundamental, elevando el nivel de competencia y llevando la devoción por el béisbol a nuevas alturas. Japón de hecho es el equipo que ha ganado más veces (3) el Clásico Mundial de Béisbol.

El descubrimiento nipón de la Gyroball: un secreto bien guardado

El Gyroball es una técnica japonesa de lanzamiento que enfatiza el movimiento del brazo y el agarre de la bola, en contraposición del tradicional agarre de la bola con el movimiento de la muñeca. Según los defensores del Gyroball japonés esta técnica perjudica menos los ligamentos del codo y podría ser la «salvación» de las continuas lesiones que afectan desde hace décadas a los pitchers por lanzar con tanta potencia y velocidad
El libro: «El Secreto del Milagroso Lanzamiento» explica todo lo referente a la Gyroball. Este libro solo existe en japonés y nunca ha sido traducido ni comercializado en Occidente. ¿Por qué?

La Gyroball, una técnica de lanzamiento fascinante, encontró sus raíces en Japón. Ryutaro Himeno, un científico japonés, fue el primero en identificar esta peculiar forma de lanzar la pelota. Más tarde, Kimani Gitau, un instructor de béisbol, refinó la técnica utilizando simulaciones por ordenador. El resultado de su trabajo fue plasmado en un libro titulado «El secreto del milagroso lanzamiento», disponible exclusivamente en Japón y el cual nunca ha sido traducido ni comercializado en Occidente.

Contrariamente a las percepciones erróneas, la Gyroball se centra en el movimiento del brazo en lugar del control exclusivo de la pelota. Kazushi Tezuka, instructor en el dojo Jyoutatsuya de béisbol en Tokio y Osaka, enfatiza también la importancia del agarre de la pelota en este peculiar lanzamiento. La Gyroball, comparada a menudo con una bala, se caracteriza por un eje de giro directamente orientado hacia adelante, creando una trayectoria única que desafía las expectativas convencionales. Es decir: es el sistema opuesto ha como se enseña la lanzar en Occidente.

La ciencia detrás del Gyroball: Un giro desafiante

Según Himeno y Tezuka, la Gyroball se lanza de manera que, en el punto de liberación, el brazo del lanzador gira en una dirección inusual. En lugar de girar hacia el cuerpo, como es común en los Estados Unidos, el brazo se mueve hacia la tercera base para un lanzador diestro y hacia la primera base para un lanzador zurdo. Este método poco convencional crea una rotación de bala, similar a lanzar una pelota de fútbol americano. La Gyroball, cuando se ejecuta correctamente, tiene la intención de volar en línea recta como una bola rápida, desafiando las expectativas de los bateadores y creando un desafío adicional en la caja de bateo.

En un deporte donde el lanzador desempeña un papel crucial, la Gyroball ha surgido como una estrategia sorprendente para confundir a los bateadores. Los bateadores tradicionalmente utilizan la velocidad del brazo del lanzador y el giro visible de la pelota para juzgar la velocidad y la trayectoria de un lanzamiento. Sin embargo, la Gyroball, lanzada con la velocidad del brazo de una bola rápida pero con una rotación única, oculta las costuras de la pelota de la vista del bateador. Esta astuta estrategia dificulta la predicción del tipo de lanzamiento, dejando a los bateadores con menos capacidad de adaptarse a la velocidad equivocada y comprometiendo sus swings.

La Gyroball también ha sido objeto de confusión, a menudo confundida con otro lanzamiento japonés llamado shuuto, debido a un error inicial en un artículo del escritor de béisbol Will Carroll. Aunque se corrigió el error, la confusión persiste, añadiendo un elemento de sorpresa y misterio al arsenal de los lanzadores japoneses.

Los lanzadores japoneses: Una Revolución muy necesaria en las Grandes Ligas

En un momento en el que la escasez de buenos lanzadores se ha convertido en una preocupación creciente en las Grandes Ligas, los lanzadores japoneses han surgido como una posible solución. Shota Imanaga y Naoyuki Uwasawa son dos ejemplos destacados de la calidad que los lanzadores japoneses pueden aportar al juego.

Imanaga, con su impresionante velocidad de recta que oscila entre 95-96 MPH, ha demostrado ser un abridor formidable. Su participación como abridor en la final del Clásico Mundial de Béisbol contra Estados Unidos resalta su habilidad y resistencia en situaciones de alta presión. La combinación de velocidad, localización extraordinaria y buen comando de sus pitcheos lo coloca como un lanzador codiciado en el mercado.

Uwasawa, por otro lado, ha exhibido un dominio similar en el montículo. Con una recta igualmente potente y un control preciso, se presenta como una fuerza a tener en cuenta. La oferta de contratos lucrativos para estos lanzadores japoneses, como los 70 millones por 5 años para Imanaga y posiblemente 20 millones por 2-3 años para Uwasawa, refleja el reconocimiento de su valía en el ámbito del béisbol profesional, según comentó el analista de béisbol Julio Sánchez Alvarado.

Shohei Ohtani: El «extraterrestre japonés» en las Grandes Ligas

No se puede hablar de la contribución japonesa al béisbol sin mencionar a Shohei Ohtani. Este fenómeno japonés ha llevado la versatilidad a nuevas alturas al destacar tanto como lanzador como bateador. Su impacto en las Grandes Ligas ha sido revolucionario, desafiando las expectativas y redefiniendo lo que es posible en el diamante. Ohtani no solo ha demostrado ser un lanzador excepcional con una mezcla única de lanzamientos, sino que también ha dejado una marca significativa como un bateador poderoso y versátil.

Una primerísima conclusión que podemos tener es que la Gyroball japonesa y la incursión de lanzadores nipones en las Grandes Ligas están dejando una marca indeleble en el béisbol moderno. La combinación de técnica innovadora, cultura arraigada y talento excepcional está llevando a una nueva era en el montículo. A medida que los lanzadores japoneses continúan desafiando las convenciones y sorprendiendo a los bateadores con su repertorio diverso, la influencia japonesa en el béisbol sigue creciendo. La ola japonesa ha llegado a los montículos de MLB, y su impacto promete perdurar en la historia del béisbol.

Abel Flores
Periodista y corresponsal de Diamante 23 en Denver, Colorado, cubriendo regularmente a los Rockies y los equipos que desfilan al pie de las montañas rocosas. También proporciona cobertura local de todos los deportes en el área de Denver. Puedes seguirlo y contactarlo en Instagram en @amantesdelbeisbol2021

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo