El contrato de Shohei Ohtani con los Dodgers en su justa dimensión | Julio Sánchez Alvarado

Medellín, Colombia – Cuando el estelar guardabosques estadounidense de los Yankees de Nueva York, Aaron Judge, firmó contrato con los mulos por 9 años y $360 millones, se convirtió en el primer pelotero en devengar un promedio de $40 millones al año.

No obstante, recientemente, los estelares abridores norteamericanos Max Scherzer y Justin Verlander establecieron acuerdos por $43.3 millones anuales (Scherzer por 3 años y $130 millones con Rangers de Texas, y Verlander por 2 años con Astros de Houston y $86.67), que al proyectarlos a contratos multianuales por 10 años, los convertiría en hipotéticos convenios de $433 millones, como cifras topes en el mercado de peloteros.

Esto significa que el contrato de $700 millones por 10 años entre Shohei Ohtani y Dodgers de Los Ángeles, en principio, aparenta un golpe de grandes dimensiones, un impacto de enormes proporciones, un enorme salto económico y contable en la industria de las Grandes Ligas, que supera una diferencia de más de $250 millones.

La realidad administrativa y económica actual de los equipos de Grandes Ligas

No es de extrañar que una gran mayoría piense y coincida en que solo equipos del calibre de Dodgers de Los Ángeles y Yankees de Nueva York, por solo citar dos ejemplos, eran capaces de lograr semejante acuerdo. La realidad es que todos los equipos, sin excepción, tienen el dinero para asumir en la actualidad semejante contrato, incluso aquellos de mercado pequeño.

Por supuesto, a algunas organizaciones les costará más que a otras, pero absolutamente todas cuentan con los mecanismos y herramientas para hacerlo. Incluso en la actualidad, la MLB trabaja en conseguir la fórmula para estimular a algunas organizaciones en el ámbito deportivo, ya que varias de mercado pequeño y a pesar de acumular temporadas perdedoras, no han dejado de ganar dinero consistentemente.

Lo primero que hay que recordar es que cada vez que hay una disputa entre la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas, es una disputa entre Multimillonarios (los peloteros), y Millonarios (los dueños de equipos).

La Major League Baseball es una industria que en el año 2022 produjo más de $11.5 billones al año entre las 30 organizaciones que la componen, de manera casi perfectamente equitativa, gracias a algunos mecanismos aplicados como el Impuesto de Valor al Lujo, por ejemplo, que es la cuota que los grandes equipos deben pagar cuando rebasan el tope salarial de sus respectivas nóminas.

Para el año 2023, la MLB proyecta haber producido sobre los $12 billones, un número que realmente se proyecta más hacia los $13 billones entre las 30 organizaciones y, aunque para el momento no manejamos detalladamente algunos aspectos como el estatus de la contabilidad, el monto exacto de producción, gastos operativos, sueldos y beneficios corporativos al personal, impuestos y finalmente ganancia neta anual por cada organización, podemos coincidir que de esos más de $12 billones de producción anual o casi $13 billones, un hipotético aproximado de ganancias netas puede estar en un aproximado de $255 millones por cada equipo.

Con el mercado actual, un equipo de Grandes Ligas, cualquiera que sea, no necesita 10 años para poder pagarle $700 millones al fenómeno japonés, incluso ni 5 años.

Podemos coincidir entonces que incluso equipos como Reales de Kansas City, Piratas de Pittsburgh y el resto de organizaciones de mercados pequeños, con nóminas generalmente más bajas, tienen la capacidad de pagar el contrato de $700 millones de Shohei Ohtani pero se trata de los Dodgers de Los Ángeles, uno de los equipos de mercado Top, de mayor asistencia de fanáticos por temporada, más adinerados, de nómina más costosa, uno de los mejores equipos y habituales de post temporada, logrando incluso mayores ingresos.

¿Con los contratos multimillonarios y multianuales pierden los equipos?

Si en la actualidad ya algunos peloteros ganan un poco más de $40 millones por temporada, es seguro que no es porque los equipos apenas y les alcance para pagarles, que las organizaciones sufran demasiado para pagarles ese dinero, que para ello deban solicitar préstamos bancarios o adeudarles algunos meses de pago a los estelares jugadores y que además los equipos no obtendrán ganancia alguna. No, nada de eso.

La realidad es que los equipos tienen esa capacidad de pagos, de contar con esas nóminas tan elevadas y no es solamente porque pueden, sino porque incluso ganan más dinero que los peloteros.

El mega contrato del fenómeno japonés Shohei Ohtani, que parece impagable para organización alguna en la actualidad, en términos contables actuales de la Major League Baseball no solo es fácil y perfectamente absorbido por cualquier organización de Las Mayores, sino que además se puede identificar con claridad que aunque es un gran contrato, en realidad no es el mega contrato que aparenta ser.

Según información extraoficial, el contrato de $700 millones de Shohei Ohtani con Dodgers de Los Ángeles, cuenta con un gran porcentaje en dinero diferido y si éste es el caso, tal y como sucede con la mayoría de los grandes contratos entre los estelares peloteros y las organizaciones de Grandes Ligas, cuando este dinero del acuerdo es diferido, lo que principalmente se descuenta es el número del Impuesto al Lujo del equipo, y esto sería una ganancia enorme para cualquier organización, en este caso, para los Dodgers de Los Ángeles.

El dinero aplazado en un contrato multimillonario y multianual cuenta con muchos aspectos o variables que benefician considerablemente a los equipos:

  • Dependiendo del tamaño y la durabilidad del pago diferido en cada contrato, el valor del Impuesto al Lujo sería notablemente oxigenado por el equipo.
  • Gracias a la inflación natural en cuanto a los honorarios de los peloteros se refiere y el mercado en general, el pago del por

centaje diferido en el contrato durante los años posteriores será muy fácil de absorber por la organización.

  • Si bien el pelotero terminará de recibir la totalidad del contrato, para el equipo y la industria en general, cada dólar del contrato tendrá menor valor por cada año que transcurra.

Según información extraoficial, el excelso pelotero japonés cobrará $10 millones por cada temporada durante los próximos 10 años. Solo después, a partir del año 2034 y hasta el año 2043 es que Ohtani recibirá el resto de los $700 millones en pagos diferidos, lo que sin duda se puede considerar como el gran compromiso e inversión del mismo Ohtani, para que los Dodgers conformen el mejor equipo posible y competitivo durante su estadía como pelotero activo en la organización.

¿Cuánto será el sueldo mínimo de los peloteros en Grandes Ligas entre los años 2034 y 2043?
¿Cuánto será el sueldo promedio de los peloteros en Grandes Ligas entre los años 2034 y 2043, si para el presente año 2023 exceden los $4 millones por temporada?
¿Cuánto ganarán por año aquellos peloteros con los sueldos más elevados entre los años 2034 y 2043, si ya para el presente exceden los $40 millones?

Es ahí, en todos estos aspectos contables del contrato (los cuales seguramente han de ser muchos más), en donde radica la ganancia económica y administrativa de la organización en semejante acuerdo.

Tenemos que regresar al contexto original para entender lo mejor posible este contrato.

Shohei Ohtani era el pelotero más codiciado en el mercado, tal y como en su momento lo fue Alex Rodríguez y los más estelares jugadores de cada época. El asunto para el extraordinario japonés no era exclusivamente de dinero, ya que era prácticamente seguro que casi un tercio de los equipos le extenderían el jugoso contrato multimillonario y multianual que el actual mercado proyectaba.

Para Ohtani tiene el mismo valor lo que le rodea al dinero y tiempo del acuerdo, como la ciudad, el ambiente, los peloteros con los que actualmente está conformado el equipo y quizás lo más importante, el proyecto inmediato de la organización, así como a mediano y largo plazo.

Ciertamente Ohtani cambió de equipo pero no realizó un cambio drástico. No se mudó de ciudad, se quedó en Los Ángeles y en la costa oeste, que aunque no parezca mucha la diferencia horaria entre ambas costas de Estados Unidos, si le genera la sensación permanente de estar más cerca de casa, de Japón. Además, llega a los Dodgers, uno de los mejores equipos y organizaciones de las últimas dos décadas.

Pero para llegar a este acuerdo que incluye muchas cláusulas que benefician notablemente a la organización de los Dodgers, hay que recordar que como parte de todo negocio, debe haber beneficios para ambas partes, así que también deben existir dentro del contrato cláusulas con notables beneficios para Ohtani, más allá de la enorme cantidad de dinero comprometido para él, al punto que si especulamos un poco dentro de un contrato de semejantes dimensiones, podemos imaginar hipotéticos beneficios para el fenómeno japonés, por ejemplo:

  • Trato diferenciado en cuanto a sus potenciales lesiones por su condición de jugador estelar de dos vías.
  • Acceso y condiciones particulares para su familia en la organización.
  • Condiciones en el pago diferido por pagar, en el que un porcentaje pueda ser destinado por Ohtani para ser accionista y socio de la organización.
  • El impuesto que generará el contrato, sea absorbido y asumido por la organización para ser pagados a través de mecanismos corporativos y no por Ohtani.

El contrato probablemente también incluya cláusulas que protejan tanto al equipo como al jugador por la particular condición de Ohtani como pelotero de dos vías y ambas al más elevado nivel. Hay que recordar que si Ohtani llega a tener una lesión grave, que comprometa considerablemente su desempeño en ambas vías de su juego, los Dodgers no perderían a uno sino a dos jugadores estelares, un As del pitcheo y un Slugger de su ofensiva.

También podría incluir una cláusula que le permita a Shohei Ohtani salirse del contrato a partir de determinado año de cumplimiento del mismo, en caso de que la organización no esté cumpliendo con ciertos parámetros para el momento, exigidos desde un principio por el jugador.

Aunque son cláusulas hipotéticas, el más grande contrato logrado hasta ahora por pelotero alguno de Grandes Ligas, con la particularidad de ser con el beisbolista de dos vías más destacado en la historia del juego, son ejemplos del tipo de concesiones con los que podría contar el acuerdo para beneficio de Shohei Ohtani.

¿Es Ohtani en realidad el pelotero mejor pagado de la actualidad con el nuevo contrato de $700 millones?

El trabajo que realiza Shohei Ohtani en Grandes Ligas equivale al trabajo de dos estelares peloteros, de uno de los mejores Ases del pitcheo y de uno de los mejores Sluggers.

Por esta razón, aunque parezca una exageración el contrato de Shohei Ohtani de $700 millones por 10 años, la realidad es que o el Slugger Top 5 y el As del pitcheo Top 5 que hay en Shohei Ohtani cobran cada uno $35 millones por temporada, o uno de ellos cobra $40 millones (o más, o menos) y el otro $30 millones (o más, o menos), y según lo que devengan los mejores abridores y los mejores jugadores de posición, bajo este contrato de $700 millones, Shohei Ohtani aún estaría perdiendo o cobrando menos de lo que la calidad de su desempeño demanda.

Se podría decir que este acuerdo que hoy asombra a la mayoría, lo más probable es que en 5 años este mega contrato parezca un mal acuerdo para el fenómeno japonés.

También hay que cuantificar la cantidad de dinero que generará el extraordinario jugador nipón para la organización por cada temporada a través de las diferentes áreas, publicidad, mercadeo, nuevos acuerdos televisivos regionales, tickets de entradas, consumo y mucho más. Los Dodgers están comprometiendo $700 millones por los próximos 10 años en el unicornio Shohei Ohtani, una máquina de hacer dinero en el Béisbol que les multiplicará notablemente esa inversión.

Así que mientras según la manera en que se maneje el mercado de peloteros en el futuro, conjugado con la calidad y capacidad de Shohei Ohtani (prácticamente imposible de conseguir en ningún otro jugador de la actualidad), lo más probable es que mientras el excelso unicornio nipón pierda dinero o por lo menos deje de ganarlo a través de éste acuerdo desde la perspectiva que el contrato arroje en los próximos 10 años, las mayores probabilidades es que los Dodgers de Los Ángeles hayan logrado el mejor acuerdo con pelotero alguno en la historia de las Grandes Ligas.

Julio Sánchez Alvarado es miembro de Club 11:11 y columnista de Diamante23.com. Puedes contactarlo en juliosanchezalvarado@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo