La relatividad y los mejores peloteros de la historia, incluyendo a los latinoamericanos (Parte 1) | Julio Sánchez Alvarado

La relatividad según Einstein nos enseña que toda perspectiva, por diferente que sea, puede ser válida. Del mismo modo, en el béisbol, cada métrica cuenta para evaluar a los grandes. Desde Ruth hasta Mays y Aaron, el WAR nos da una mirada integral, pero ¿es la única verdad? La relatividad en el juego nos muestra que hay más que números, hay contexto, estadios, épocas. ¿Quién habría sido el rey del jonrón si Mays hubiera jugado en otros parques? La relatividad nos invita a cuestionar, a considerar más allá de las cifras

COLUMNA CAFÉ CON BÉISBOL

MEDELLÍN, Colombia – Desde que el físico alemán Albert Einstein (nacionalizado suizo, austríaco y estadounidense), presentó la “Teoría de la Relatividad Especial” o simplemente la “Teoría de la Relatividad”, derivada de su artículo “La electrodinámica de cuerpos en movimiento” (trabajo físico), prácticamente toda perspectiva acertada según la relatividad sobre un asunto en particular, por diferente que sea a otra, también es atinada y coherente, razón por la cual hasta las verdades absolutas pierden en un gran porcentaje su valoración categórica.

“Cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo pero te sientas sobre carbón al rojo vivo y un segundo parecerá una hora, eso es relatividad”. Palabras sabias de quien es considerado una de las mentas más brillantes en la historia de la humanidad.

En base a la relatividad, Einstein expresó varias frases que quedaron para la historia, algunas como «Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo pero si no, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío».

De ellas una es quizás la más genuina sensación de su parte de cómo llego a la “Teoría de la Relatividad”: «A veces me pregunto cómo llegué a desarrollar la teoría de la relatividad y la razón creo que radica en el hecho de que un adulto normal nunca se detiene a pensar en problemas de espacio y tiempo, ya que son cosas que se piensan durante la infancia pero mi desarrollo intelectual se retrasó y como resultado comencé a plantearme preguntas sobre el espacio y el tiempo cuando ya había crecido».

No obstante, hay una frase de Einstein respecto a la Relatividad que nos atañe porque se ajusta muy a la medida respecto a la complejidad con la que convive en la actualidad el Béisbol con la Sabermetria: «Desde que los matemáticos han invadido mi teoría de la relatividad, ni yo mismo la entiendo». Parece una frase expresada del Béisbol respecto a la Sabermetria.

Igual de sorprendente puede ser el vínculo al Béisbol respecto a los diferentes balances, opiniones y perspectivas de los cronistas en cuanto al desempeño de uno o más peloteros, encontrada en una frase del sobresaturado y eminencia del cacumen sobre la Relatividad: «La teoría de la relatividad no tiene un origen especulativo, sino que debe por entero su nacimiento al deseo de hacer que la teoría física concuerde con los hechos observados», asumiendo a la teoría física como el equivalente a las frías estadísticas y los hechos observados a la práctica del juego. Que interesante.

Cuando se habla de los mejores peloteros en la historia del juego, tarde mencionan al gran Willie Howard Mays, Novato del año, Título de bateo, 12 Guantes de Oro, ganador de la Serie Mundial de 1954, dos veces ganador del premio MVP, 24 Juegos de Estrellas, de los cuales fue el MVP en dos de ellos y en 23 temporadas acumuló .301 de Average, 3293 Hits, 660 Jonrones y 339 Bases Robadas. Lo que para su época ni se asomaba como algo relevante y hoy lo es incluso por sobre todos sus números, dejó 156.1 de WAR.

Primero aparecen George Herman “Babe” Ruth y Henry Louis “Hank” Aaron por sus 714 y 755 Cuadrangulares respectivamente y eso está bien porque el rey de los batazos, el rey del juego es el Jonrón y eso es indiscutible, además de que los números redondos y prácticamente inalcanzables nos iluminan ojos, por denotar una proeza superlativa y colocar a sus protagonistas en un nivel muy superior al resto de los jugadores.

Si nos apoyamos en la base de la Sabermetria actual, como lo es el WAR, Ruth fue superior con 182.6, seguido por Mays con 156.1 y luego Aaron con 143, interesante. El detalle es que el WAR no es una métrica exacta pero en la actualidad del Béisbol es un registro tan importante, que se toma como argumento principal por sobre cualquier otra estadística para incluso establecer los contratos de los peloteros y hasta para la potencial exaltación al Salón de la Fama.

Desde mi perspectiva: en serio? una estadística no exacta por sobre otras métricas que siempre definieron el juego y que en la actualidad es prácticamente la piedra angular y base a través de la cual se rige todo?, esto apenas me alcanza para no estar totalmente de acuerdo al respecto, para mí definitivamente hay algo que no está bien, que en algún momento se debe ajustar, se debe corregir pero a su vez una realidad ineludible es que excluir a la Sabermetria profunda de la pelota actual, eso sería lo más cercano a vivir en el pasado.

Aunque sin lugar a dudas el WAR es la métrica que mide de la manera más integral el aporte de los peloteros para los triunfos de los equipos, éste puede ser engañoso y menos preciar aportes superiores de peloteros con WAR inferior de algunos jugadores respecto a otros. Por ejemplo, de ellos Ruth no alcanzó los 3 mil hits (2.873), mientras que Mays y Aaron sí, con 3293 3771 respectivamente pero El Bambino logró el promedio de bateo más elevado con .342, sobre los .305 de Aaron y .301 de Mays, no obstante Aaron fue el único de ellos en alcanzar los 600 Dobles con 624, mientras que Mays 525 y Ruth 506. Estas diferencias y muchas más no se resaltan en la lectura de sus WAR, lo que sucede con todos los peloteros.

A la hora de evaluar a Ruth, Mays y Aaron, de la misma forma en la que se presentan comparaciones entre dos o más peloteros, les he seleccionado como ejemplos porque visiblemente son comparables y el ejercicio hipotético cobra gran sentido porque en las comparaciones generalmente no entran en consideración algunas variables que las terminan haciendo muy relativas, las cuales bien podrían dimensionar en su justa medida lo realmente realizado por uno o más de éstos estelares del juego.

Junto a las métricas ya resaltadas, es necesario destacar que Ruth jugó durante las décadas 1910, 1920 y 1930 por 22 campañas, Mays durante las décadas de 1940, 1950, 1960 y 1970 a lo largo de 23 temporadas y Aaron en las décadas 1950, 1960 y 1970 también durante 23 zafras. Esto es importante de incluir dentro de la comparación porque Ruth jugó un año menos que Mays y Aaron pero más importante aún es que el Bambino jugó en una época en la que el Béisbol era muy diferente a la que jugaron Mays y Aaron, destacando especialmente el tipo de pelota y la calidad de los Pitchers de ambas épocas. Ruth jugó hasta sus 40 años de edad mientras que Mays y Aaron hasta los 42. Analizando la comparación a profundidad, la relatividad adquiere un papel protagónico.

Ruth despachó 714 Vuelacercas en su carrera de 22 años, de los cuales 6 fueron jugando en el Fenway Park y 15 en el Yankee Stadium, mientras que Mays conectó 660 Vuelabardas en su carrera de 23 años, de los cuales 6 fueron en el Polo Grounds de Nueva York (casa de los Gigantes en la ciudad de New York), 12 en el Seals Stadium y 2 en el Clandestick Park (ambos casa de los Gigantes en la ciudad de San Francisco), luego de su mudanza de New York a San Francisco una vez culminada la campaña de 1957.

Las bondades del Fenway Park y el Yankee Stadium para con los bateadores de poder son ampliamente conocidas, de las que disfrutó a plenitud Ruth. En contraparte, Mays batalló por 6 años en el Polo Grounds con 450 pies por los callejones del jardín izquierdo-central y jardín derecho-central, más aún con los 483 pies por todo el jardín central. De hecho, la famosa foto de la increíble atrapada de espalda al home realizada por Willie Mays en la Serie Mundial de 1954 contra Vic Wertz de los Indios de Cleveland, en el lugar que Mays capturó la pelota habría sido cuadrangular en muchos de los otros estadios de esa época y por supuesto que en la mayoría de los aforos de la actualidad.

A pesar de que las medidas no oficiales del estadio Polo Grounds, estiman que la distancia entre el home plate y la barda de jonrones por el jardín izquierdo era de solo 279 pies de distancia, mientras que por la línea de la pradera derecha era de solo 258 pies, el muro del prado izquierdo presentaba una especie de barrera de 6½ metros de altura, Mays fue un bateador derecho y aunque solo fueron 6 temporadas de las 23 que Mays desarrolló en Grandes Ligas, los cronistas de la época aseguran que los estadios en los que jugó en su carrera en calidad de local (es decir la mitad de sus juegos), le robaron por lo menos 100 Tetrabatazos, ya que el Candlestick Park exponía 420 pies de distancia por todo el jardín central. De los 3 estadios en los que Mays jugó en calidad de local, el Seals Stadium fue el único que contaba con medidas estándares de la actualidad.

Colocándonos en contexto y considerando como un valor primario ésta relatividad, 100 Cuadrangulares más para Mays habrían significado 46 más que Ruth, 5 más que Aaron y apenas 2 menos que Barry Bonds, lo que no es poca cosa. Eso es un cambio tan drástico, que Hank Aaron jamás habría destronado a Ruth como el Rey del Jonrón ya que Mays se retiró con sus 660 Cuadrangulares en el año 1973 (los cuales debieron haber sido por lo menos 760 según las estimaciones de los cronistas de la época), mientras que Aaron superó los 714 Vuelacercas de Ruth en el año 1974 y se retiró en el año 1976 con sus 755 Jonrones, por lo que Aaron jamás habría sido monarca absoluto de los Jonrones y lo más relevante es que Mays habría sido genuino Rey del Jonrón por lo menos durante 34 años (sin lograr establecer con exactitud cuándo pudo haber superado los 714 Tetrabatazos de Ruth, de haber realizado su carrera en el Yankee Stadium o el Fenway Park, por ejemplo o por lo menos en estadios diferentes en calidad de local), considerando su retiro hasta que en el año 2007 Barry Bonds superó los 760 Vuelabardas (número que habría sido el tope de Mays en éste renglón), dejando el tope en 762.

Interesante.

Hank Aaron desarrolló toda su carrera en calidad de local en el Milwaukee County Stadium (casa de los Milwaukee Braves), desde 1954 hasta 1965 así como en las dos últimas temporadas de su carrera (1975-1976), y en el Atlanta-Fulton County Stadium, casa de los Atlanta Braves desde 1966 hasta 1974. Ambos estadios con distancias estándar de los estadios de la actualidad.

Vaya que la relatividad sí que incide al momento de intentar igualar a dos o más peloteros que han logrado rendimientos superlativos en la historia del juego.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo