5 similitudes entre Rickey Henderson y Ronald Acuña Jr | Abel Flores

Columna Amantes del Béisbol

Nada es igual, pero todo es comparable ¿Por qué no? El beneficio de comparar es que llegas a conocer mejor los objetos entre la variedad del infinito y las similitudes encarnan maravillosas conclusiones. Una manzana y una pera son frutas, pero sólo conoceremos las virtudes y particularidades de las manzanas si las comparamos con las peras. ¿Y acaso la variedad de colores no es una muestra física y visual de que comparando los prismas y sombras se ven las realidades de las cosas?

DENVER, Colorado – A veces en el deporte, como en la vida misma, hay coincidencias que impresionan realmente. Quizás es más común de lo normal o quizás solo hay que empeñarse en verlas. Sea cuál sea el caso, hay dos peloteros -que aunque con orígenes, contextos y en épocas muy distintas- han jugado al béisbol con una similitud que espanta. Me refiero al Salón de la Fama, el mítico Rickey Henderson, y al actual MVP de la Liga Nacional 2023, Ronald Acuña Jr.

Rickey Henley Henderson (25 de diciembre de 1958) es un exbeisbolista estadounidense quien jugó en nueve equipos diferentes desde 1973 hasta 2003. Posee el récord del mayor número de bases robadas de todos los tiempos (1.406) y en 1982 totalizó 130 estafas (cifra insuperada aún). Además es líder histórico en carreras anotadas (2.295). Fue elegido 10 veces para el Juego de las Estrellas. Es miembro del Salón de la Fama desde 2009.

Por su parte, Ronald José Acuña Blanco (La Guaira, Venezuela, 18 de diciembre de 1997), más conocido como Ronald Acuña Jr, es un beisbolista que juega para los Bravos de Atlanta de las Grandes Ligas de Béisbol (MLB). En la LVBP, juega para los Tiburones de La Guaira. Hizo su debut en 2018 y ganó el premio del Novato del año de la Liga Nacional. En 2023, logró conectar 41 jonrones y 70 bases robadas, siendo el primer beisbolista de toda la historia en conseguir dicha hazaña en el béisbol profesional en una temporada de Grandes Ligas. También se convirtió en el primer venezolano en toda la historia de Las Grandes Ligas con más bases robadas en una temporada, y es el latino con más carreras anotadas (149) en la historia de la MLB en una sola temporada.

Queda claro que ambos son excelentísimos jugadores, pero ¿cuáles son las similitudes en su juego?

Velocidad relámpago corriendo las bases

Ambos, Henderson y Acuña Jr. son conocidos por su velocidad fenomenal en las bases. Henderson estableció el récord histórico de todas Las Mayores con 1.406 bases robadas durante su carrera de 25 temporadas, un récord que según los estándares modernos parece imposible de igualar. En sus primeras 6 temporadas, Henderson se robó 493 bases. Estas cifras hoy son inigualables. En 1979, en su temporada rookie, Rickey llegó a 39 robos de base.

Acuña Jr. ha demostrado ser una fuerza imparable en las bases desde su llegada a las Grandes Ligas en 2018, destacando por su habilidad para robar bases y realizar corridas explosivas, tanto que en 2023 Acuña llegó a robarse 70 bases y establecer esa marca donde él es el único en haberla logrado de 40-70 (entre jonrones y bases robadas). En sus primeras 6 temporadas, Acuña se ha robado 180 bases y en su segunda temporada en MLB en 2019 consiguió robarse 37 almohadillas, muy cerca de las 39 de Henderson en su año rookie en 1979 (con 40 años de diferencia entre ambos sucesos).

Si bien es cierto se concluye que ambos jugadores son unos robadores de base, veloces como un relámpago, Henderson consiguió muchos más robos que Acuña. Obviamente jugaron en épocas diferentes, pero Henderson era más «liviano».

Dominio y seguridad en los jardines

Tanto Henderson como Acuña Jr. se destacan en el jardín. Henderson, a lo largo de su carrera, patrulló los jardines con agilidad y destreza, contribuyendo no solo con su bate, sino también con su habilidad defensiva. De manera similar, Acuña Jr. ha demostrado ser un jardinero versátil y hábil, combinando jugadas espectaculares con una potente ofensiva.

Ambos jugaron por su velocidad y capacidad defensiva en el jardín central, siendo los líderes de los jardines de sus equipos, pero también por momentos y circunstancias se movieron tanto al jardín izquierdo como el derecho.

En 1979, en su año rookie, Henderson cometió 6 errores y en sus primeras 6 temporadas llegó a cometer sorprendentemente 43 errores, sobre todo cuando jugó LF en 1984 donde en una sola temporada llegó a errar en 10 ocasiones.

Ronald Acuña Jr en su temporada de novado realizó 5 errores en 2018 y en sus 6 primeras campañas en MLB ha cometido un total de 19 errores.

Capacidad para conectar la bola: hiteadores como primer bate de la ofensiva

Una de las estadísticas más impresionantes compartidas por estos dos jugadores es su capacidad para anotar carreras y esto va de la mano de todas las veces que se embasan con imparables, bases por bola y extrabases. Henderson estableció el récord de más carreras anotadas en la historia de las Grandes Ligas con 2.295 en 25 campañas. Por su lado, Acuña Jr. ha demostrado ser un catalizador en la alineación, contribuyendo significativamente a las carreras anotadas de los Bravos de Atlanta desde su llegada a Las Mayores.

Veamos sus números ofensivos en su año rookie:

Henderson en 1979: Carreras 49, Imparables 96, Total de Bases 118, Dobles 13, Triples 3, Jonrones 1, Impulsadas 26 y Bases por Bola 34.

Acuña en 2018: Carreras 78, Imparables 127, Total de Bases 239, Dobles 26, Triples 4, Jonrones 26, Impulsadas 64 y Bases por Bola 45.

Ahora analicemos sus numeritos ofensivos en sus primeras 6 temporadas en MLB:

Henderson entre 1979 y 1984: Carreras 586, Imparables 850, Total de Bases 1.190, Dobles 129, Triples 29, Jonrones 51, Impulsadas 271 y Bases por Bola 520.

Ronald Acuña Jr entre 2018 y 2023: Carreras 543, Imparables 767, Total de Bases 1.409, Dobles 137, Triples 11, Jonrones 161, Impulsadas 402 y Bases por Bola 341.

De estas cifras se concluye que en muchos renglones tienen estadísticas similares, pero en el poder de los cuadrangulares y el slugging Ronald Acuña Jr tiene más extrabases que Henderson, quien por cierto era más rápido corriendo en las bases. Una ventaja para cada uno, pero en lo genérico son veloces, con contacto y para ser primeros bates son poderosos (Acuña mucho más).

Jonroneros como primer bate del line-up

Como revisamos en las estadísticas anteriores para ser los primeros bateadores de una alineación ambos jugadores no solo eran conocidos por su velocidad y habilidades en las bases, sino también por su potencia en el bate.

Henderson y Acuña Jr. han sido bateadores poderosos capaces de conectar imparables, extrabases y jonrones. Su versatilidad en el plato los convierte en amenazas constantes para los lanzadores contrarios. No obstante, quizás en las estadísticas de jonrones vemos a Henderson muy por debajo de Acuña, pero la realidad es que en los años que jugó Rickey él era considerado un primer bate con mucho poder.

Líderes carismáticos, energéticos y perrerosos

Tanto Henderson como Acuña Jr. comparten un carisma y una energía contagiosos en el campo de juego. Henderson era conocido por su personalidad vibrante y su confianza inquebrantable. De manera similar, Acuña Jr. irradia entusiasmo y pasión por el juego, inspirando a sus compañeros de equipo y a los fanáticos por igual.

Ambos -además de ser afrodescendientes- han tenido una personalidad de «perreo» al momento de batear un cuadrangular o robarse una base. Haciendo señas, bailando e interactuando con sus compañeros y fanáticos. Ambos se disfrutan sus logros en el terreno y estas actitudes no siempre son vistas con buenos ojos por los rivales, pero creo que a ellos esto no les importa mucho.

Similitudes curiosas

Por supuesto que las comparaciones muchas veces pueden ser odiosas, fuera de contexto y a veces un poco tomadas de los pelos, pero creo que para todos aquellos fanáticos, periodistas y peloteros que llegaron a ver jugar a Rickey Henderson y hoy en día ven jugar al venezolano Ronald Acuña Jr. pueden llegar a la conclusión que pareciera tuviesen el mismo espíritu.

La conexión entre Rickey Henderson y Ronald Acuña Jr. va más allá de las estadísticas y los logros individuales. Estos dos jugadores extraordinarios han dejado su personalidad y carisma en su manera de jugar béisbol, compartiendo similitudes que trascienden las décadas y demuestran que la grandeza en el diamante puede ser atemporal y ¿por qué no? hasta metafísica.

Abel Flores
Periodista y corresponsal de Diamante 23 en Denver, Colorado, cubriendo regularmente a los Rockies y los equipos que desfilan al pie de las montañas rocosas. También proporciona cobertura local de todos los deportes en el área de Denver. Puedes seguirlo y contactarlo en Instagram en @amantesdelbeisbol2021

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo