Juan E. García | Opinión: ¿Los sorpresivos D-Backs son quienes destronarán a los Dodgers en el Oeste?

Esta temporada está llamando la atención de equipos y ciudades que no están acostumbrados al ruido y la atención.

¿Los Arizona Diamondbacks? ¿En serio?

En la División Oeste de la Liga Nacional, los Diamondbacks y los San Francisco Giants están ejerciendo presión sobre los San Diego Padres y los Los Angeles Dodgers, contendientes frecuentes en la división.

Mientras en San Diego se preguntan que es lo que no funciona, y los Dodgers navegan confiados en su favoritismo, los Diamondbacks conducen cada noche una milla hacia la tierra prometida.

¡Y además conduciendo el autobús!

La combinación de veteranos experimentados con jugadores jóvenes y enérgicos ha sido una fórmula ganadora para los Diamondbacks.

La temporada es una maratón, no una carrera corta. Sin embargo, tanto los Diamondbacks como los Giants han estado jugando un béisbol emocionante y competitivo en la difícil división.

Los Diamondbacks son agresivos y muy divertidos de ver, han encadenado varias rachas ganadoras y nunca están realmente fuera de un juego de béisbol.

Hasta la jornada del 7 de junio tenían 8-2 en sus últimos 10 juegos, 19-11 en sus últimos 30 y sus 37 victorias son la mayor cantidad en la liga empatados con Atlanta.

Con el probable All-Star Zac Gallen liderando la rotación de abridores, los Diamondbacks se han mantenido firmes en el montículo, incluso en la altitud de Chase Field en Phoenix.

Gallen, de 27 años, normalmente es acompañado en la rotación por Merrill Kelly, Tommy Henry, Zack Davies y Ryne Nelson. Henry es el único zurdo.

Miguel Castro, diestro, y Andrew Chafin, zurdo, forman una buena combinación de cerradores para el mánager Torey Lovullo. Aunque aún persisten problemas en el bullpen, ha habido una mejora significativa.

Los lanzadores de los Diamondbacks tienen una efectividad colectiva de 4.26, que ocupa el puesto 16 en la MLB. La oposición les batea .246 a su pitcheo, lo que los sitúa en el puesto 14 en el béisbol.

Pero la mayor sorpresa e impacto quizás ha sido la llegada del cubano Lourdes Gurriel Jr., quien está proyectando el mejor año de su carrera con promedio de .310, porcentaje en base de .359, 9 jonrones y 35 remolcadas.

La combinación de Gurriel, Ketel Marte y el campocorto dominicano Geraldo Perdomo está impactando positivamente una ofensiva clave para el nuevo éxito de los Diamondbacks. El líder de este grupo y cabeza del departamento de WAR del club es el jardinero de segundo año Corbin Carroll quien promedia .300 con 11 vuelacercas y 27 remolcadas. No se queda atrás la ofensiva de su líder jonronero el inicialista Christian Walker con 12.

Los Diamondbacks han anotado 290 carreras, lo que los coloca en el quinto lugar en la MLB. Han conectado 65 jonrones, el decimocuarto mejor en el béisbol. Su promedio de bateo como equipo es un sólido .261, lo que los sitúa en el sexto lugar del juego.

La combinación de poder y velocidad del equipo pone presión sobre la defensa. Son jugadores jóvenes y electrizantes que están opacados por los Judge, Ohtani, Trout, Betts y demás nombres que acaparan la atención del mundo del béisbol.

El salario del equipo se estima en $121 millones, un aumento de $28 millones con respecto al año pasado, según Fangraphs.

Juan E. García es editor AI de Diamante23.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo