MLB: Los Yankees de “los Judges y Higashiokas” | Abel Flores

VOCES DEL DIAMANTE

DENVER, COLORADO – Los New York Yankees son el equipo más famoso, ganador, millonario y representativo en la historia de las Grandes Ligas ¿quién podría decir lo contrario? Lógicamente si se intenta ser honesto y objetivo creo que ni sus más acérrimos rivales podrían decir lo contrario. Pero también sabemos que los Yankees o se aman o se odian, no hay medias tintas.

En la segunda semana de julio los Yankees visitaron Denver en una serie interliga que no se daba desde 2016 en el Coors Field en Colorado. Durante esos tres días pude constatar lo que tantos peloteros han dicho reiteradamente: “que jugar en los Yankees es diferente”, “que no se es un verdadero grandeliga hasta jugar con los Yankees”, “que la presión en los Yankees es máxima” y “que la prensa y fanaticada neoyorquina no tienen paciencia”. Todo esto es muy cierto.

Pude ver un roster de jugadores plagado de estrellas como Aaron Judge, DJ LeMahieu, Gleyber Torres, Giancarlo Stanton, Domingo Germán y Gerrit Cole, entre otros, pero a su vez hay jugadores que están muy por debajo del rendimiento según su rol en el equipo.

Entrevista exclusiva de Abel Flores con Gleyber Torres en su visita a Denver en 2023

Falta balance entre “estrellas” y “consagrados”

Para explicar mi hipótesis debemos reflexionar lo siguiente. A motivo de este artículo hay tres tipo de jugadores en Las Mayores:

“Las estrellas”, a ellos ya los mencioné arriba. Son jugadores que tienen los números, la presencia y el liderazgo. Como ya dije los Yankees tienen varios de estos porque como se sabe los Yankees son los Yankees y tienen chequera. Contra “las estrellas” yo no tengo objeción.

“Los estándar” que básicamente son todos aquellos que forman parte de un roster, es decir hablo en general del 100% de los peloteros y que en ningún momento quiero insinuar que no merecen estar en MLB, porque entre ellos hay muchos jóvenes, rookies, prospectos etc. Los Yankees como todos los demás equipos están repletos de este tipo de jugadores a quienes se les da y dará la oportunidad y que según las estadísticas la mayoría de ellos solo jugarán en Grandes Ligas durante 4 temporadas en promedio. Tampoco critico a este grupo de peloteros.

Y llegamos al grupo en cuestión: “los consagrados” o quienes deberían estar ya consagrados en la organización y con la fanaticada. Estos son todos aquellos que tienen más de cinco temporadas en MLB -y hasta con los Yankees- pero tienen un rendimiento igual o peor que un pelotero “estándar”.

Problemas en la receptoría

Uno de estos consagrados que más me llama la atención es el receptor Kyle Harris Higashioka, de 33 años y quien tiene siete temporadas con los Yankees. Hoy no sabemos si es el catcher titular o el banca y batea para AVG .206 en su carrera. ¿Por qué está en los Yankees? Porque claramente no se destaca ni por batear bien ni por defender bien en ninguna de sus 7 temporadas. Tampoco es el futuro de la franquicia porque tiene 33 años. Se le juzga fuerte porque está en los Yankees, ese es el contexto. En alguna otra franquicia quizás hasta sería una referencia.

El otro receptor es José Treviño, de 30 años, jugando su sexta zafra en MLB y quien batea en 2013 para AVG. 210, con un AVG de .241 de por vida, y de quien no sabemos tampoco si es el titular o el suplente. Entre los caretas no sabemos quién guía a quién, quién será el sucesor de quién, ni quién tiene más o menos responsabilidad ni a la defensiva ni a la ofensiva. ¿Falta de planificación o mala planificación?

Se culpa mucho a los lanzadores de los Yankees, y cada quien tiene que asumir su responsabilidad, pero quienes llaman el juego y analizan al bateador de turno son los receptores. Un buen catcher está para ayudar y mejorar a sus lanzadores. ¿Quién asume la responsabilidad de la receptoría de ese equipo que siempre dice “que no ganar la Serie Mundial es un fracaso”?

Un equipo que quiera ir por el campeonato tiene que tener una receptoría bien cubierta porque en este deporte el pitcher y el receptor -solo estos dos jugadores me atrevo a decir sin temor a equivocarme- influyen en más del 50% del juego, y quizás me quedo corto.

Por todo esto y más no es casualidad que aquellos gloriosos Yankees del milenio tenían al gran receptor boricua Jorge Posada.

Los Yankees en 2023 son un equipo con un tercio de estrellas que hacen bien su trabajo, otro tercio son novatos con mucho talento a desarrollar, pero el último tercio son jugadores que están llamados a ser “consagrados” pero rinden peor que los prospectos. ¿Dónde está la granja?

Otro tema que me inquietó al cubrir a los Yankees durante tres juegos, y les confieso que la razón es que también quedé muy impactado por el documental “The Captain” sobre la carrera del Salón de la Fama Derek Jeter, es que me da la impresión que varios jugadores de los Yankees pareciera que no fueran yankees de corazón, como si esa camiseta fuese una más del montón. Pero esto es material para otro artículo.

Abel Flores es periodista y corresponsal de Diamante 23 en Denver, Colorado cubriendo regularmente a los Rockies y los equipos que desfilan al pie de las montañas rocosas. También proporciona cobertura local de todos los deportes en el área de Denver. Puedes seguirlo y contactarlo en Instagram en @amantesdelbeisbol2021

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo