Sincronía entre identidad y favoritismo: La herencia de los Phillies «Bad Boys» para la temporada 2024 | Abel Flores

Los Phillies de Filadelfia son mucho más que un equipo de béisbol; son una fuerza cultural que une a jugadores y aficionados en una pasión compartida por el juego. La sincronización entre el perfil de los jugadores, el liderazgo en el campo y el apoyo de los fans junto con la mercadotecnia de la franquicia crea una atmósfera única que distingue a los Phillies como uno de los equipos más emblemáticos y respetados del béisbol. Su legado como los «Bad Boys» los une con la identidad competitiva del estadounidense ¿Son el equipo del pueblo americano?

En 2024, los Phillies de Filadelfia se encuentran en una posición privilegiada para competir por el título de la Serie Mundial porque en su roster hay muchos ánimos de revancha. Con una alineación talentosa liderada por su capitán Brice Harper, Nick Castellanos, Alec Bohm, Trea Turner, Kyle Schwarber, JT Realmuto; un cuerpo de lanzadores sólido entre los tres mejores de MLB con Aaron Nola, Zack Wheeler, los venezolanos Ranger Suárez y el cerrador José Alvarado, están listos para enfrentarse a los mejores de la Gran Carpa

COLUMNA AMANTES DEL BÉISBOL

DENVER, Colorado – Hay equipos que van más allá de simplemente jugar un deporte; encarnan una cultura, un espíritu, una identidad. Los Phillies de Filadelfia son uno de esos equipos. Conocidos como los «Bad Boys» (en español «Los Chicos Malos»), este equipo ha cultivado una reputación de ferocidad, determinación y pasión desenfrenada que se refleja tanto en el campo como en la fanaticada que los sigue con devoción. No en vano, la afición de los Phillies es conocida como «los Hooligans de la MLB».

Es de sumo interés la sincronización entre el perfil de los jugadores, el liderazgo en el dugout y el bullpen, así como el marketing deportivo con sus apasionados fans, que los convierte en una fuerza única en el mundo del béisbol. De hecho, los Phillies por estos años podrían considerarse el equipo nacional de EEUU.

Para entender la esencia de los Phillies de Filadelfia, es crucial analizar el perfil de sus jugadores. Desde Brian Harper hasta Nick Castellano y Schwarber, así como el cerrador venezolano José Alvarado, todos comparten un denominador común: son guerreros en el campo de juego. Estos jugadores encarnan la mentalidad de «no rendirse nunca», están dispuestos a pelear cada lanzamiento, cada turno al bate, y harán lo que sea necesario para asegurar la victoria para su equipo. Esta mentalidad aguerrida y combativa se refleja en su estilo de juego, lleno de intensidad y pasión.

La identidad de los «Bad Boys» también se manifiesta en el liderazgo dentro y fuera del campo. En el dugout y el bullpen, jugadores como Harper, Castellano, Schwarber y Alvarado son líderes indiscutibles que inspiran a sus compañeros con su entrega y determinación. Su actitud de no dar ni un paso atrás ante la adversidad infunde confianza en el equipo y crea un ambiente de camaradería y unidad que impulsa a los Phillies a alcanzar nuevas alturas.

En mis siete temporadas como periodista acreditado, he podido ver desde la intimidad del vestuario a los Phillies, en el dogout, la camaradería que hay entre jugadores, cuerpo técnico, coachs y mánager. Todos con una mística y competitividad que se respira en el ambiente. La verdad es impresionante la energía que se respira y se siente entre los Phillies. Son el típico equipo que si no gana empata, aunque en temporada regular de Las Mayores no se puede empatar, solo en el Spring Training.

Pero la sincronización no se detiene en el terreno de juego; se extiende al marketing deportivo y la relación con los fans. Los Phillies de Filadelfia tienen una base de seguidores única y apasionada, conocidos como los «hooligans» del béisbol. Estos fanáticos son famosos por su fervor y devoción inquebrantable hacia su equipo, llenando el estadio con cantos y cánticos ensordecedores que intimidan a los rivales y elevan el espíritu de sus jugadores. Son el corazón y el alma del equipo, una fuerza que impulsa a los Phillies a la victoria una y otra vez.

Entonces, ¿quiénes son los «hooligans» del béisbol y por qué los fans de los Phillies se comparan con ellos? Los «hooligans» son conocidos en el mundo del fútbol como seguidores extremadamente apasionados que muestran su lealtad de manera ferviente, a veces de manera agresiva. Si bien la connotación negativa asociada con los «hooligans» puede ser desalentadora, en el contexto de los Phillies de Filadelfia, esta comparación resalta la pasión y el compromiso inquebrantable de los fans hacia su equipo. En suma el fanático deportivo de Filadelfia es así con las otras franquicias de la ciudad. Es un tema de identidad deportiva ciudadana, si cabe la expresión.

La temporada pasada (2023) este ambiente «hostil» se vio en la postemporada cuando los Phillies recibieron a los Bravos de Atlanta en lo que fue un verdadero infierno para Ronald Acuña Jr y compañía. Desde cánticos ensordecedores hasta pancartas y coreografías elaboradas, su apoyo es inigualable. Esta pasión a menudo se desborda en momentos de tensión, dando lugar a incidentes que pueden parecer confrontativos para los espectadores externos. Sin embargo, para los «hooligans» de los Phillies, estas muestras de fervor son simplemente una manifestación de su amor incondicional por el equipo.

La conexión entre los «Bad Boys» en el campo y los «hooligans» en las gradas es innegable. Ambos encarnan una mentalidad de lucha y determinación que define la identidad de los Phillies de Filadelfia. Esta sincronización entre el equipo y su base es una de las claves que los convierte como uno de los equipos favoritos para jugar la Serie Mundial 2024.

Conocer la derrota y saber sufrir son una antesala para ganar la Serie Mundial

En 2022 los Phillies perdieron la Serie Mundial en seis juegos contra los Astros de Houston y en 2023 ante todo pronóstico perdieron la Serie de Campeonato de la Nacional contra los Cascabeles de Arizona. En ambos casos, los Phillies eran favoritos, sobre todo contra los D-Backs, pero no lograron el objetivo. Así que estos jugadores saben lo que es perder aún conociendo su superioridad.

Además de su identidad como los «Bad Boys» del béisbol, los Phillies de Filadelfia tienen una historia marcada por la adversidad, ya que a pesar de que su fundación data desde 1883 tan solo tienen dos anillos de Serie Mundial en 1980 y 2008. Son un equipo que conoce muy bien el sabor de la derrota en la Serie Mundial, habiendo experimentado la amargura de la derrota en seis ocasiones. Esta historia de desafíos y desilusiones en los playoffs les ha otorgado una valiosa experiencia que los ha forjado en un equipo resiliente y determinado.

En 2024, los Phillies de Filadelfia se encuentran en una posición privilegiada para competir por el título de la Serie Mundial porque en su roster hay muchos ánimos de revancha. Con una alineación talentosa liderada por su capitán Brice Harper, Nick Castellanos, Alec Bohm, Trea Turner, Kyle Schwarber, JT Realmuto; un cuerpo de lanzadores sólido entre los tres mejores de MLB con Aaron Nola, Zack Wheeler, los venezolanos Ranger Suárez y el cerrador José Alvarado, están listos para enfrentarse a los mejores de la Gran Carpa.

La experiencia acumulada a lo largo de los años, combinada con un equipo talentoso y una mentalidad ganadora, ha convertido a los Phillies en un equipo formidable que no se puede subestimar en la contienda por el campeonato. Su capacidad para superar la presión de los playoffs y mantenerse firmes en los momentos cruciales los coloca en una posición privilegiada para alcanzar la gloria en 2024.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo