5 tópicos que debes conocer de la prohibición de ESTEROIDES en el béisbol profesional

En el ámbito del deporte profesional, el uso de esteroides ha sido un tema controversial y debatido, especialmente en la Major League Baseball (MLB). Estas sustancias, inicialmente sintetizadas en la década de 1930 (hace ya casi un siglo), ofrecen supuestos beneficios al cuerpo como el aumento de masa muscular, mejora en la recuperación y un incremento en la fuerza. Sin embargo, estos posibles beneficios vienen también acompañados de serios riesgos para la salud.

Historia y prohibición en el béisbol

Los esteroides anabólicos ganaron popularidad en las décadas de 1960 y 1970, pero fue en los años 90 y principios de los 2000 cuando su presencia en el béisbol profesional llamó la atención. La MLB, en respuesta a la preocupación por el juego limpio y la salud de los jugadores, implementó políticas antidopaje y pruebas periódicas y aleatorias para intentar prohibir el uso de estas sustancias.

Los esteroides llegaron a la lista de sustancias prohibidas del béisbol en 1991, sin embargo, las pruebas para jugadores de Grandes Ligas no comenzaron hasta la temporada 2003.

8 efectos negativos para la salud

El uso indebido de esteroides anabolizantes-androgénicos (EAA) puede tener una serie de efectos negativos en la salud, tanto a corto como a largo plazo. Estos efectos pueden variar según la dosis, la duración del uso y la predisposición genética de la persona. Algunos de los efectos negativos más comunes incluyen:

  1. Problemas cardiovasculares: El uso de esteroides puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares al elevar la presión arterial y los niveles de colesterol, así como provocar cambios en la estructura del corazón.
  2. Daño hepático: La mayoría de los esteroides son metabolizados por el hígado, y su uso prolongado o en dosis elevadas puede llevar a daño hepático, incluyendo tumores hepáticos y disfunción hepática.
  3. Alteraciones hormonales: El uso de esteroides puede interferir con el equilibrio hormonal natural del cuerpo, afectando la producción de testosterona endógena. Esto puede llevar a problemas como atrofia testicular, disfunción eréctil y cambios en el deseo sexual.
  4. Problemas psicológicos: Los esteroides también pueden afectar el estado de ánimo y el comportamiento, induciendo irritabilidad, agresividad, insomnio y síntomas de depresión.
  5. Daño renal: Algunos estudios sugieren que el uso prolongado de esteroides puede tener efectos negativos en la función renal, aumentando el riesgo de enfermedad renal crónica.
  6. Problemas musculoesqueléticos: El uso excesivo de esteroides puede aumentar el riesgo de lesiones musculares y tendinosas, ya que los músculos pueden volverse más fuertes de manera desproporcionada en comparación con los tejidos conectivos.
  7. Detención del crecimiento en adolescentes: En adolescentes, el uso de esteroides puede cerrar prematuramente las placas de crecimiento óseo, lo que resulta en una detención del crecimiento.
  8. Acné y problemas dermatológicos: Los esteroides pueden aumentar la producción de sebo en la piel, lo que puede conducir al desarrollo de acné severo y otros problemas dermatológicos.

Es fundamental destacar que el uso de esteroides debe ser supervisado por profesionales de la salud y debe llevarse a cabo solo con fines médicos legítimos. El uso recreativo o no supervisado de estas sustancias conlleva riesgos significativos para la salud. Siempre se recomienda buscar orientación médica antes de considerar el uso de esteroides anabolizantes-androgénicos.

Rumores sobre legalización

Aunque no hay información confirmada hasta la fecha, algunos han especulado sobre la posibilidad de legalizar el uso de esteroides en la MLB. Sin embargo, es fundamental recordar que cualquier cambio en estas políticas tendría que considerar tanto la integridad del juego como la salud a largo plazo de los atletas bajo una estricta supervisión médica.

Ética deportiva y competitividad

La relación entre la ética deportiva y el uso de esteroides ha sido objeto de debates intensos en el ámbito deportivo. La ética deportiva aboga por la integridad, la equidad y el juego limpio, valores fundamentales que definen la esencia misma de la competición. El uso de esteroides anabolizantes-androgénicos (EAA) para mejorar el rendimiento plantea desafíos éticos significativos, ya que puede distorsionar la igualdad de condiciones y generar ventajas injustas entre los competidores.

En un sentido ético, el uso de esteroides a menudo se percibe como un acto de trampa o trampa deportiva. Los atletas que recurren a estas sustancias pueden obtener beneficios indebidos en términos de fuerza, resistencia y recuperación, lo que socava la equidad intrínseca del juego. La competencia deportiva se basa en la habilidad natural, el entrenamiento arduo y la dedicación, y el uso de sustancias para alterar estas variables desafía los principios éticos que sostienen el deporte.

En términos de competitividad, el uso generalizado de esteroides podría generar una carrera armamentista en la que los atletas se sientan presionados a recurrir a estas sustancias para mantenerse al nivel competitivo. Esto podría distorsionar la esencia misma de la competición, centrada en la habilidad y el esfuerzo individual, al dar una ventaja desproporcionada a aquellos dispuestos a asumir los riesgos asociados con el uso de esteroides.

Evolución de la medicina

Los esteroides, en particular los esteroides anabolizantes-androgénicos (EAA), han desempeñado un papel controvertido en la evolución de la medicina deportiva. Originalmente desarrollados para tratar condiciones médicas como la falta de testosterona y el retraso en el crecimiento, estos compuestos sintéticos han encontrado un uso extendido entre atletas en busca de mejorar su rendimiento físico y desarrollar masa muscular.

A lo largo del tiempo, los esteroides han estado en el centro de debates éticos y médicos en el ámbito deportivo. A pesar de su capacidad para aumentar la fuerza y la resistencia, su uso indebido ha llevado a consecuencias perjudiciales para la salud, incluyendo efectos secundarios graves como daño hepático, cambios en la agresividad y disfunción hormonal. La medicina deportiva ha evolucionado en paralelo, buscando abordar los desafíos asociados con el uso de esteroides y promoviendo enfoques más seguros para mejorar el rendimiento dentro de la legalidad.

Abel Flores

Periodista bilingüe Abel Flores 🇻🇪🇺🇸 español-inglés Especializado en béisbol de Grandes Ligas ⚾️ Con reportajes, entrevistas y análisis sobre las estrellas del deporte 🇺🇲🇩🇴🇲🇽🇻🇪🇵🇷🇵🇦🇨🇴🇨🇺 De Colorado para el mundo con MLB, NBA, NFL, MLS y NHL ⚾️⚽️🏀🎾🏈 Editor Jefe y columnista de Diamante23

https://diamante23.com/author/abel-flores/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descubre más desde Diamante 23

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo